miércoles, 13 de enero de 2010

COLECCIÓN FIRMADO POR...: YO, ROBOT

Algunos habéis escrito preguntando la posibilidad de mandar vuestra lista de diez mejores sin tener la necesidad de concursar. La respuesta es sí, podéis mandar la lista de Lo Mejor del 2009 sin las respuestas a las ¿fácilonas? preguntas que os planteábamos el lunes. Os recuerdo que el plazo inicial expira el lunes próximo (día 18) a las 10 a.m.

'Nuff Said!



Guión: Juanjo Sarto adaptando a Isaac Asimov

Dibujo: Luis Bermejo

Editorial: Bruguera

Formato: Álbum Rústica. 64 Páginas

Calificación: 7/10

Dado que junto con un pequeño librito con relatos cortos sobre dinosaurios, Yo, Robot ha sido la única novela que le leí hace años a Isaac Asimov (lo sé, sé lo que me váis a decir, y sí, tenéis razón, algún día tendré que leerme Fundación entera...) sería lógico pensar que yo fui uno de esos que se rasgó las vestiduras cuando Alex Proyas estrenó su película homónima hace seis años. Pero no fue así. Primero porque eso de rasgarse las vestiduras por una afición hace tiempo que dejó de formar parte de mi forma de ver mis hobbies (si es que alguna vez fue parte), y segundo porque la cinta de Proyas, al margen de ser un magnífico filme de ciencia-ficción/acción y demostrar de nuevo el calibre del realizador tras el objetivo, no pretendía ser una adaptación fiel de la novela de Asimov, sino un guión inspirado en las tres famosas leyes de la robótica creadas por el escritor.

Demos ahora un pequeño salto temporal y situémonos hace unos pocos meses, cuando me encontraba inmerso en la búsqueda de un álbum editado por Bruguera que había dibujado el gran Fernando Fernández. Yendo de aquí para allá al final pude dar con él en Todocolección (un sitio en el que se puede encontrar de todo, y en el que, con suerte, no tienes porque gastarte una burrada de euros) con la suerte añadida de que dicho tomo venía acompañado de los otros dos que la desaparecida editorial había publicado allá por 1983, los correspondientes a Chester Himes (y su Corre, Hombre) y el que hoy nos ocupa, este Yo, Robot. Veintidós euros por los tres tebeos me parecía un precio bastante razonable y no tuve muchas dudas.

Ahora bien, mientras aguardaba a recibir el paquete, me asaltaba un temor. Sabía que estos álbumes contaban con poco más de sesenta páginas, y se me antojaba bastante difícil que estas pudieran dar cabida a las más de doscientas treinta que tenía la edición que obraba en mi poder de la novela original sin que en el camino se perdieran alguno de los pequeños relatos a través de los que se compone aquella, o se estropeara la singular idiosincrasia de los mismos. Al final, el balance entre estos dos aspectos de la traslación resulta positivo en el primero de los sentidos, no perdiéndose ninguna de las narraciones que articulan la novela, pero (sensiblemente) negativo en el segundo, ya que la compresión no le sienta nada bien a según que partes del relato.

Así, la adaptación de Juanjo Sarto triunfa en mantener la misma estructura que el trabajo de Asimov, en el que una psicóloga va contando a un periodista anécdotas sobre los robots, pero se nota que hace lo que puede a la hora de recortar aquí y allá los detalles que enriquecen el texto original para que puedan entrar (en algunos casos con calzador) en las sesenta y cuatro páginas. Consecuencia directa es que la narración aparezca en muchos momentos atribulada en exceso o el que los personajes no puedan ser presentados como debieran. Aún con este handicap no sería de recibo criticar en exceso la labor del guionista, ya que en términos generales el cómic consigue transmitir la idea genérica de la novela. A esto último no es ajeno el buen hacer de Luis Bermejo: el que hiciera sus primeros pinitos con Manuel Gago y formara parte de la generación Toutain, concreta aquí un trabajo más que correcto en el que destacan la facilidad para el diseño de personajes y, sobre todo, la expresividad que se concede a cada uno de ellos en un dibujo al que el blanco y negro en el que está reproducido sienta a las mil maravillas.

Sergio Benítez (344)

4 comentarios:

Marione dijo...

Material ultraclasico, Luis Bermejo a los lapices y basado en palabras de Asimov...Esto tiene que molar seguro.

Y ese olor cuando abres un tebeo del año del catapum. Lo dicho este tomo tiene que despertar mis mas bajos instintos.

Y leete algo de Asimov, leñe, que el tio le daba a la tecla de manera feten.

Saludazos

Toni dijo...

Estoy con Mario, esto tiene que molar.
Yo me compre de saldo estas navidades El sueño eterno de Luis Bermejo con Andreu Martin al guión.
Saludos.

sebelo2 dijo...

Lo de Asimov es grave, lo sé, pero con la cantidad de cómics que tengo que leer, plantearme pillar de la biblioteca de mi suegro alguno de los volúmenes de Fundación es un imposible.
Creo que tendré que dejarlo para la jubilación :S
Saludetes a los dos,
Sergio

Goku_Junior dijo...

Jajajaja, si tubieramos el tiempo que necesitamos para leer todo lo que queremos, creo que antes nos quedariamos ciegos ;).

Me ha llamado la atención que usando 64 paginas se obligue al autor a aligerar la historia más de lo que debería... ¿¡Por qué entonces no ponen más paginas?! Seguro que con una veintena más de paginas habrían hecho una obra más redonda (y seguro que en muchos otros casos también).