miércoles, 13 de mayo de 2009

OWLY vol.5: TINY TALES

Guión: Andy Runton

Dibujo: Andy Runton

Editorial: Top Shelf

Formato: Libro Rústica. 176 Páginas

Precio: $10.00

Calificación: 10/10

Siempre he creído firmemente que para crecer sanos y fuertes hacen falta dos Danoninos y no uno.....ahora en serio, lo que siempre he pensado es que ese momento crítico que es el paso de la niñez a la adolescencia es un proceso tan delicado que si uno no está bien guiado a través de él (y eso es labor íntegra de los padres) puede quedar marcado de por vida. En ese proceso de infinidad de cambios hay muchas características de nuestra infancia que quedan relegadas a una suerte de cajón de sastre en el que, casi siempre, quedan completamente olvidadas. En el caso de los hombres, es muy normal que, por la influencia paterna y una masculinidad (muy) mal entendida, a ese cajón del olvido vayan a parar cualidades tan poco apreciadas como la sensibilidad y la ternura. Gracias a Dios, o a quien quiera que sea el que lo puso en la Tierra, para remediarlo está Andy Runton.

Descubierto gracias a la extinta Fourth Rail, que hablaba de su primer tomo de forma maravillosa, tarde muy poco en hacerme con él y el segundo a través de la web de Midtown Comics. Desde entonces han pasado cinco años en los que Runton, único responsable de tan maravillosa lectura, ha publicado religiosamente un tomo por año, consiguiendo un enorme reconocimiento en Estados Unidos desde el momento en el que el personaje vio la luz. Las bases de partida de Owly son muy simples, en las primeras páginas del primer volumen se nos presenta a un pequeño búho (de ahí el título, owl es búho en inglés) que vive en un árbol cuidando con primor del entorno que le rodea pero que no tiene ningún amigo. Todo eso cambia cuando una noche, volviendo a su casa salva a un gusano de morir ahogado. Wormy, pues ese es su nombre, se convierte desde ese momento en inseparable compañero de aventuras del protagonista. En los tomos e historias siguientes se irán añadiendo personajes como una glotona ardilla, el mapache que regenta una tienda de cuidados para plantas, una pareja de risueños colibríes o el pequeño marsupial con el que Runton ocupará la totalidad del cuarto volumen.

A todos ellos, y por supuesto, a este quinto que se encarga de recoger historias inéditas, aquellas aparecidas en el Free Comic Book Day (¿llegará esta magnífica iniciativa a España alguna vez? y bocetos iniciales del personaje, se les pueden aplicar los mismos adjetivos: enternecedor, mono, dulce, conmovedor, agradable, sincero, honesto, divertido...epítetos todos que redundan sobre la inmensa capacidad que tiene Runton a través de sus historias de llenar los corazones y espíritus de aquellos que las leen con una sensación de bienestar extremo sólo comparable al que se tiene cuando siendo niño descubres algo que te hace feliz. Y eso es precisamente lo que destilan todas y cada una de las páginas de Owly, felicidad, unas intensas ganas por parte del autor de conseguir que los lectores podamos sentirnos llenos de dicha por unos momentos, los breves minutos en los que se consumen los pequeños tomitos, prologándose esa sensación mucho más allá del final de los mismos. A través de historias, ya sean cortas o largas, que siempre contienen alguna semilla de los mejores valores que se les pueden transmitir a los niños (y que a los adultos no nos vendría mal recordar de cuando en cuando), el autor consigue concretar un tebeo que sabe devolverle al lector la implicación que en su consumo se ponga, siendo esta recompensa tanto más beneficiosa cuanto mayor sea lo que nos volquemos en ella. Así, no es extraño que, en las muchas azarosas campañas en las que se ven envueltos Owly y Wormy, la congoja por alguna situación o la risa tierna que uno suele poner cuando ve a un bebé hacer alguna monada, se vayan alternando sin que los goznes que articulan ambas chirríen en absoluto.

Colmando este dechado de genialidad me he dejado un último detalle para el final, y es que Owly carece de diálogos. Consciente de que quiere hacer que su creación llegue a todo tipo de público y traspase las fronteras de su país sin casi necesitar traducción, Runton evita los bocadillos sustituyéndolos por inteligentes metáforas visuales, signos de carácter universal y la ocasional aparición de alguna palabra escrita para apoyar las viñetas cuando resulta imposible explicar lo que se quiere con los dibujos. Estos, de una sencillez y candidez apabullantes, se dejan en blanco y negro, definiendo a cada personaje con cuatro trazos y dotando tanto al búho como al gusano de una vida que ya quisieran para sí muchos superhéroes de "carne y hueso". Tanto si tienes hijos como si no (si estás en el primer caso esta recomicdación no deberías pasarla por alto) Owly es un cómic que debería formar parte, no ya de tu tebeoteca, sino de tu biblioteca, ya que resulta un libro imprescindible y fresco que conserva todo su candor intacto aún después de numerosas aproximaciones.

Sergio Benítez (161)

5 comentarios:

Nacho dijo...

Ja! Esta vez no me pillas. Incluso ya hablé de él en mi blog el año pasado:

http://einndc.blogspot.com/2008/08/owly.html

Chíncha rabiña, que tengo una piña, que tiene piñones y tú no los comes!!!

Ejem, creo que me he dejado influir por el espíritu infantil de la obra...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Jajajajaja.
Coincido contigo en que es un cómic que darle a tu hijo....siempre y cuando se le haya pasado la fase de colorear compulsivamente todo aquello que vea en B/N ;P.
Saludetes Nacho,
Sergio

Anónimo dijo...

ME has dejado con la boca abierta de ganas, preciosa reseña. Me tengo que hacer con el para mis niños y para mi claro esta. Gracias, como te haces con los tomos?
Miguel

Nacho dijo...

Misterioso señor/a anonimo/a:

Yo mis tomos los pedí en mi librería habitual a través del previews. En caso de ser comprador/a habitual de internet pueden adquirise en librerías de comics o en sitios más normales, como Amazon.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Los cómics americanos los suelo pillar a través de midtowncomics.com, tienen muy buenos precios, los gastos de envío son bastante económicos (te aconsejo que si pides utilices la forma de envío Priority Mail International Flat Rate Envelope, es muy barata y llega en pocos días). Además, te puedes encontrar con la sopresa (como me ha pasado a mi en más de una ocasión, incluidos los dos primeros tomos de Owly) que vengan firmados o incluso con un dibujillo.
Saludetes Miguel y bienvenido seas.
Sergio