viernes, 1 de mayo de 2009

LOBEZNO: ARMA X


Guión y Dibujo : Barry Windsor-Smith

Editorial: Panini

Formato: Cartoné. 144 Páginas

Precio: 15.95€

Calificación: 9.5/10

Desde que el hombre es hombre y los seres humanos pululan por este mundo en libre albedrío siempre se han movido impulsados por un sentimiento de curiosidad que muchas veces ha significado problemas. Queremos saber. Es algo innato, al menos en la mayoría de las personas.

Ni que decir tiene que esa sed de conocimiento nos trae de cabeza a nosotros, oh pobres seguidores de series, películas y tebeos. ¿Qué pasa en la isla de Perdidos? ¿Dejarán de correr algún día los hermanos Scofield? ¿Quién es Lobezno y que pasó realmente en Canadá?

Para saber las respuestas a estas preguntas toca esperar poco, mucho y a saber. Como habrán deducido las dudas acerca de Lobezno son las que permanecerán en el limbo hasta vaya usted a saber o Quesada quiera.

Corría el año 1991 cuando Marvel dio carta blanca a Barry Windsor-Smith para que hiciera un serial de ocho páginas mensuales bajo la cabecera Marvel Comics Presents. La finalidad no era otra que dar y explicar un origen al personaje más carismático de la franquicia mutante.

¿Y lo hizo? Bueno, sí y no. Sí, porque la historia de la que Smith es autor completo nos cuenta como el adamantium llega al cuerpo de Logan. Un guión plagado de trampas y dobles sentidos, de una crudeza, salvajismo y oscuridad como pocas veces se ha visto en los coloridos tebeos mutantes. Y no, porque como buen guión, responde algunas preguntas pero deja en el aire otras tantas, quizás para ser aprovechadas en un futuro.

La Marvel de Quesada movió ficha y hace algunos años publicó Lobezno: Origen. Un guión que bien podría ser Cumbres Borrascosas anotado por Corín Tellado. ¿Solucionaba algo? Sí y no. Sí, porque…bueno ya se pueden hacer una idea. Y es que gran parte del carisma que posee el mutante de las garras se basa precisamente en ese pasado desconocido y misterioso del que nos van brindando pequeñas y confusas dosis. Para qué destrozar la gallina de los huevos de oro. Marvel pensará que mientras tengan a Lobezno en su serie mensual, en Origins, en los Nuevos Vengadores, en Astonishing X-Men y en toda serie que se ponga por delante y encima les resulte rentable, para que cambiar ese status.

En cuanto a la serie que hoy nos toca, Arma X, poco que decir. Una autentica obra maestra. Windsord-Smith tocó techo con un guión que nos muestra a un Logan salvaje, movido por sus instintos más primarios. Muertes, desmembramientos por doquier, litros y litros de sangre, muchos cables y tecnología punta en un experimento medio controlado y que intentará esclarecer incógnitas planteadas hace bastante tiempo.

La habilidad de Smith a los lápices queda patente desde la primera página. Madre mía, menudo despliegue de buen hacer que se marca el tipo. La sordidez, frialdad, ambiente malsano y despiadado del laboratorio está perfectamente retratado en cada viñeta. Una autentica maravilla visual que no ha llegado a superar en sus obras posteriores.

Desconozco si el inminente film se basará, o al menos, aprovechará algunas de las cuestiones planteadas en esta serie. Si el director es inteligente algo picará de aquí. Y si no, pues toca esperar, aunque como ya he dicho un poco más arriba no se si nosotros lo veremos, quizás nuestros hijos, o los hijos de nuestros hijos o los hijos de los hijos de…

Marione (2ª época #2)

2 comentarios:

Avengersforever dijo...

Coincido plenamente contigo en que Arma-X es una obra maestra. Y si bien es verdad que no desvela completamente el orígen del personaje; sí que relata con todo lujo de detalles cómo se creó Lobezno.
Las vejaciones que sufre y el resto de malas experiencias, están relatadas de manera tan magistral que ayudan sobremanera a explicar el porqué del carácter salvaje y despiadado del personaje.
Definitivamente imprescindible para cualquier seguidor de Lobezno y aficionado a los cómics en general.

sebelo2 dijo...

Esteee.....pues no tengo nada que añadir, completamente de acuerdo en todo Avengersforever.
La verdad es que, leyendo la recomicdación de Mario me han entrado ganas de releer el tebeo otra vez (ya hace años de la última)...a ver si saco un hueco y me pongo.
Saludetes,
Sergio