jueves, 30 de abril de 2009

LOBEZNO. ¡SEDIENTO de SANGRE!


Guión: Peter David

Dibujo: Sam Kieth

Editorial: Forum

Formato: Tomo Rústica. 104 Páginas


Calificación: 6/10


Andaba Forum liada con los fastos de su décimo aniversario cuando un pipiolo con algo de acné y mucha curiosidad por comprobar si había algo más de vida en los tebeos al margen de Astérix, Tintín, Mortadelo (y cía.) y Superlópez se aventuraba a comprar un tomito de un llamativo color rojo con un tío peludo, desnudo y con seis garras que daban bastante susto. El pipiolo, ocviamente (que dirían Les Luthiers) era un servidor. El tebeo, Lobezno ¡Sediento de Sangre!.

Así es, queridos lectores, este tebeo, junto con algunos otros que ahora mismo no recuerdo (o más bien no quiero recordar) supuso mi puerta de entrada al mágico mundo de La Casa de las Ideas...al menos de forma oficial (oficiosamente había leído algo de Spider-man y La Masa siendo un tierno infante). En los diecisiete años que han transcurrido desde entonces el recuerdo de lo pergeñado por David y Kieth se mantenía tan imborrable como en alta estima, por lo que cuando Mario y el que suscribe comenzaron a pensar las recomicdaciones que irían incluidas en este especial dedicado a Lobezno, no tuve duda alguna de que ¡Sediento de Sangre! tenía que formar parte de la selección. Ello me iba a permitir volver a valorar, con la experiencia acumulada de estos años, si aquello que en mi juventud tanto me había impactado seguía conservando algo de lo que en su momento pude apreciar.

Por más que me pese, la calificación obtenida es un dato que habla por si sólo, respondiendo sin atisbo de dudas a mis preguntas: un tebeo que en su momento habría superado fácilmente el notable hoy se escapa por los pelos del aprobado justito. ¿Y a qué es debido esto?. Principalmente al guión de David. A ver, teniendo en cuenta que la historia en este tomo recopilada fue editada en su forma original como parte de ocho números del Marvel Comics Presents, tampoco esperaba encontrarme con un guión a la altura de otros trabajos del escritor, pero sí un relato que hiciera justicia al grato recuerdo que guardaba de él y que, a la postre, no llega a pasar de la anécdota descomprimida. Y es precisamente esto último, una característica que cada vez aborrezco más, lo que me habría sacado por completo de la lectura de no haber sido por un pequeño gran detalle, el dibujo de Sam Kieth.

Aquí sí que mis recuerdos no se equivocaban al valorar tanto la labor del artista de Maxx o Epicurus: con un gusto casi psicótico por el detalle y un juego en la composición de página que en no pocas ocasiones recuerda al gran Eisner y su Spirit, Kieth concreta con esta historia de Lobezno uno de sus trabajos más profusos en lo visual, preludio inequívoco de lo que después podríamos verle en la alucinógena Maxx.

Queda aquí pues testimonio de que en muchas ocasiones es recomendable dejar que la memoria guarde los recuerdos que quiera acerca de lecturas o películas (no volváis a ver Una Pandilla Alucinante) que recordamos con cariño. Es preferible eso que pasar por el mal trago de pensar que, o no tenías gusto hace una veintena de años, o tus filias han evolucionado de tal manera que no serías capaz de reconocerte de joven si te llamaras Marty McFly y pudieras encontrarte contigo mismo en el pasado.

Sergio Benítez (153)

3 comentarios:

Nacho dijo...

Este sí que me lo leí... pero no lo recuerdo. Sé que lo compré porque también soy SamKiethniano y pillo todo lo editado por éste caballero, pero seguro que era bastante infumable si no tengo el más mínimo recuerdo de la historia...

Y es triste que la conjunción de un escritor competente y un artista que te guste den como fruto cosas así. ¿Le echamos la culpa a Quesada? Ainns, que entonces creo que no mandaba él. Pues da igual la culpa seguro que fue de los jerifaltes de la Marvel. ¡Hala!, solucionado...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Se la puedes echar a Quesada igualmente Nacho, total, una culpa más una menos no va a desequilibrar la balanza en su favor ;).
Y lo de la combinación de guionistas dibujantes, dibujantes-guionistas es algo que siempre me ha matado. Cuando compraba cómics siguiendo a los dibujantes hicieran lo que hicieran me encontraba con cada truño que era de caerse. Cuando varié y empecé a seguir a los guionistas, al Strawhyski le cascaron a Patrick Zircher en Rising Stars y la colección se fue al carajo en el aspecto gráfico.
Menos mal que ahora no hago ni lo uno ni lo otro ;).
Saludetes,
Sergio

Marione dijo...

A ver. Primero, creo recordar una buena lectura de este Lobezno, sobre todo por Kieth, qu ehaga lo que haga es tremendo.

Segundo, te recuerdo que en Marvel Comics Presents salió publicada, tambien por entregas, Arma-X, asi que nos relajamos un poco. ¿Vale?

Y tercero, hace nada me bajé Una Pandilla Alucinante, a mi favor está el que no la vi en mis tiempos mozos. No me puedo llevar un chasco.

Saludacos.