viernes, 24 de abril de 2009

KONRAD y PAUL: SUPER PARADISE

Guión y Dibujo: Ralf König

Editorial: La Cúpula

Formato: Libro Rústica. 209 Páginas

Precio: 9.50€

Calificación: 6/10

Me lo tenía que haber imaginado. La combinación de hechos aislados que rodeaban a mi primera aproximación a la obra del irreverente Ralf König no auguraba nada bueno. La recomicdación venía de parte de mi gran amigo Paco, uno de los sórdidos de Vicisitud y Sordidez, cuyo gusto en cómics es de lo más variopinto. Por otra parte tenía a Mario advirtiéndome del grosor del humor que König utiliza en todas sus obras. Y a eso añádanle que en rápidos vistazos a algunos de sus tomos editados por La Cúpula, sólo había atisbado enormes falos y viñetas de sexo homosexual demasiado explícitas para mi gusto. Haciendo de tripas corazón ante tanto mensaje en contra decidí lanzarme a la ventura y empezar por este Super Paradise una obra que, según Paquito, "era lo mejor de König".

Entrado en materia, he de confesar que sólo a fuerza de voluntad he sido capaz de terminarme tan "bestiajo" tebeo. Para empezar el humor de König (al igual que me pasara con el de Triunfo en Hollywood) no me ha hecho ninguna gracia. En serio. No es que esperara troncharme de risa con las desventuras gays de Konrad y Paul, pero si al menos esbozar alguna sonrisa. Pues nada, de esbozos nada. De bostezos, muchos. Llega un momento que tanto borderío, tanto pene erecto y tanta burrada visual agota.

Es por ello que cuando König efectua el giro argumental del último tramo de la historia cambiando el tono brutalista y soez por uno que se mueve de forma difusa entre el drama y la alegoría vital es un tarde, aunque no del todo, para que el lector se enganche al positivo mensaje que lanza el autor: el rumbo que toma la historia desde que se revela un hecho que cambia de forma drástica la vida de Paul, es descrito con tanta veracidad y realismo por König que el autor casi consigue hacernos olvidar todo lo que ha acontecido hasta entonces.

Son ese nuevo curso, y esa última página que resume a la perfección las verdaderas intenciones del autor, los que redimen a Super Paradise de obtener un suspenso como una catedral. Antes de leer el presente tebeo no tenía en mente esperar mucho hasta abordar Podéis Besaros y Como Conejos, los otros dos tomos recomicdados por Paco. Después del atracón de vergas que supone Super Paradise, creo que esperaré un poquito, no vaya a ser que termine atragantándome. Y no va con segundas, ojo.

Sergio Benítez (150)

2 comentarios:

Nacho dijo...

Koning tiene su puntillo. Pero precisamente creo que en éste tomo es cuando me apeé de su obra por saturación y repeticionismo (¿o fue en La noche más loca? no recuerdo ahora el orden de publicación).

De todas formas hasta llegar a ése punto reconozco que me lo pasé bastante bien con sus historias.

Si quieres volver al autor en otra ocasión podrías probar con Huevos de toro o El hombre deseado que recuerdo que creo recordad que son las que más gracia me hicieron. Pero no me hagas demasiado caso, que ya sabes que mi neurona no es muy de fiar...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Pues ya he vuelto, pero con Prototipo, y te adelanto que es un cómic fantástico del que hablaré por aquí en unas semanas. Aún así no se si volveré a acercarme, y si lo hago será de puntillas a cómics del estilo del que te he comentado más arriba.
Saludetes Nacho,
Sergio