martes, 28 de abril de 2009

LOBEZNO: HONOR


Guión: Chris Claremont

Dibujo: Frank Miller

Editorial: Panini

Formato: Cartoné 96 Páginas

Precio: 14,95 €

Calificación: 8/10

Anda que no me he echado yo buenas risas con los colegas discutiendo el número de películas en las que sale el bueno de Christopher Lambert portando una espada. Da igual que sea una katana, una espada bastarda a dos manos o un abrecartas. Desde que protagonizó en su día Los Inmortales parece que se ha encasillado "un poco" en el papel de espadachín. Algo parecido ocurre con Frank Miller: si a las espadas de marras añadimos un buen puñado de ninjas y samuráis, un entorno como Japón, que siempre viene bien, y para rematar la jugada, sumamos un código de honor que hay que seguir a rajatabla, tendremos entretenimiento seguro.

Desempolvé mis ejemplares del coleccionable de Planeta para acometer una nueva lectura del Lobezno:Honor. Y he de confesar que no recordaba una historia tan entretenida como la que me he encontrado.

Vayamos por partes. No podíamos esperar otra cosa del guionista de Honor. Nada menos que Papá Claremont. Si alguien ha sabido dotar de personalidad a los mutantes, y en especial al enano canadiense de malas pulgas, ese ha sido él sin lugar a dudas. Para Honor, el escritor teje una interesantísima historia plagada de ninjas de La Mano, traiciones y amor verdadero, sí, sí, amor, que con Claremont las cosas eran distintas. Épica y heroicidad campan a sus anchas por cada una de las páginas de la miniserie.

El apartado gráfico corre a cargo de un primerizo Frank Miller, que nos ofrece un auténtico recital de buenas, qué digo buenas, de excelentes ideas rematadas de manera torpe y tosca. Que nadie se vaya a llevar las manos a la cabeza. Por este blog ya se ha dicho por activa y por pasiva que Miller es un excelente narrador, con unas composiciones de páginas bastante llamativas y espectaculares, pero su mediocridad a los lápices siempre ha sido tapada por buenos entintadores (Klaus Janson) o trucos de luces y sombras (Sin City). Honor no iba a ser menos, y hay tanto de lo uno como de lo otro.

Recomicdadísima lectura este Lobezno: Honor, que aún datando de 1982 no ha envejecido nada mal. Al fin y al cabo sólo hay que echar un vistazo al presente de todo lo relacionado con la miniserie para echarse a llorar: Claremont no consigue ni a la de tres llegar a las cotas ochenteras que él mismo marcó; de Miller mejor ni hablamos que ya tiene lo suyo con el truño de Spirit y está más perdido que el barco del arroz, y no digamos Lobezno, que anda repartido en unas dieciocho colecciones mensuales, título arriba o abajo. Sí, somos pesaditos con la misma cantinela, pero es que ya no se hacen tebeos pijameros como los de antes, y esto os lo digo por la gloria de mi madre, que quizás no sea el código de honor al que tanto apela Miller, pero a mi me suena mucho mejor.

Marione (2ª Época #1)

4 comentarios:

Nacho dijo...

Pues si tú has tenido que desempolvar el ejemplar de Panini, mejor yo ni me molesto en buscar mi edición de Forum de la colección Extra Superhéroes (porque creo que se trata del mismo material ¿no?)

Yo ésta serie la recuerdo cuándo salió. Cuando Logan no era omnipresente, no se había abusado aún de su amnesia y el "tito" Claremont aún era capaz de llevar el timón de los mutantes con coherencia. En su momento me encantó. Y como es mejor tener un bonito recuerdo que llevarse un chasco, lo dejaremos así.

Joer, Parece mentira que hayan pasado casi 25 años desde entonces...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Pues sí, parece mentira. Y sí, fue en Extra Superhéroes donde la historia vió por primera vez la luz en nuestro "pei". Yo también la recuerdo con cariño, y si no me fallan las cuentas hace más de dos lustros que no le hinco el diente, aunque me la compré no hace ni dos años en una edición americana en tapa dura...enfermo que está uno ;).
Saludetes Nacho,
Sergio

Marione dijo...

Le verdad es que yo me lo lei por primera vez cuando planeta lo saco en una novela grafica. Las posteriores relecturas han sido en este coleccionable de Planeta y siempre ha respondido bien.

Esta ultima vez ha sido sorprendentemente de las que mas he disfrutado, quizas por aquello de que tiempos pasados siempre fueron mejores.

Mi teoria es que unos extraterrestres abdujeron al bueno de Claremont y ahora mismo esta sufriendo examenes rectales cada dos por tres. Lo que se publica es la materializacion de esos dolores anales, que pa colmo tenemos que sufrir nosotros.

Asin que Nacho y Sergio no tengais miedo de volver a visitarlo que la cosa esta bastante decente.

Saludacos.

sebelo2 dijo...

Bueno, si algún día vuelvo a tener ocasión de releer ciertas cosas de la tebeoteca, este caerá...lamentablemente al ritmo que llevo, dudo mucho que esto vaya a pasar antes de mi jubilación ;S.
Saludetes,
Sergio