jueves, 25 de diciembre de 2008

The SPIRIT ARCHIVES




Guión: Will Eisner

Dibujo: Will Eisner & VVAA

Editorial: DC

Formato: Tomos Cartoné. 200 Páginas

Precio: $49.99-$59.99

Calificación: Obra Maestra


Y llegamos por fin al final de nuestro particular homenaje a Will Eisner con una traca que ríanse ustedes de la de la Feria de Sevilla. A lo largo de 26 tomos y ocho años de publicación, DC ha recogido todo el material que tanto Eisner como sus colaboradores dibujaron para Spirit durante los doce años que duró la legendaria serie. Un trabajo digno de admiración el de la editorial norteamericana cuyo mimo, cuidado y respeto hacia el material original era puesto de relieve con cada nueva entrega de esta INDISPENSABLE colección que debería estar en cualquier tebeoteca que se precie de serlo. Pero me estoy adelantando, esto parece más un párrafo de conclusiones que el comienzo de una recomicdación. Volvamos a empezar y esta ver, hagámoslo desde el principio...

Como el propio autor narra en las últimas páginas de The Dreamer, la oportunidad de abandonar su próspero estudio para pasar a dibujar una historia semanal que sería publicada en los periódicos (llegando así a muchos más lectores que los de los cómics de la época y, sobre todo, mucho más cultos) le surge a finales de la década de los treinta, concretamente en 1939, año en que Eisner firma un contrato con Everett Arnold para la formación de un nuevo estudio al margen del que el autor ya tenía con Jerry Iger. Dicho estudio se pone al servicio de la creación de historias que por un lado serán para Quality Comics (una de las editoriales del momento), y por el otro irán a parar a un suplemento de cómics incluido en ciertos diarios. Poco puede imaginar un jovencísimo Will Eisner, que por aquél entonces sólo cuenta con veintidós años de edad, que la arriesgada decisión de abandonar Eisner & Iger cambiará su vida y la historia del noveno arte para siempre.

2 de Junio de 1940, una fecha para el recuerdo. Aparece la primera historia de The Spirit. El origen del personaje es de sobra conocido por todos: Denny Colt es un detective que tras enfrentarse al malvado Dr.Cobra es dado por muerto, situación que aprovechará para combatir el crimen desde el cementerio de Wildwood con una nueva identidad y oculto tras un simple antifaz. Un comienzo sencillo para un personaje que ya en su primera incursión cuenta con una galería de secundarios que se mantendrán con él hasta el final. El comisario Dolan, que se verá obligado a salvaguardar la identidad del héroe de forma continua; su hija Ellen, la eterna enamorada de Spirit y una mujer de armas tomar (algo inusual para la época) y Ebony White, el controvertido ayudante del héroe debido a su origen afro-americano.

En los dos años que pasan entre su primera aparición hasta que Eisner es llamado a filas en Mayo del 42, el dibujo del artista sufrirá una constante aunque en principio lenta evolución. Ya desde las primeras entregas (o secciones, como se les llama en inglés) se nota la pugna del dibujante por librarse del constreñimiento provocado por la forma de trabajar a la que estaba acostumbrado en el estudio (con esas páginas pre-aviñetadas) y el firme deseo de incurrir en nuevas formas narrativas que rompan dichos cerrados esquemas. Esta pugna es ya apreciable en la historia que relata el origen del personaje, donde Eisner introduce viñetas oblicuas y circulares que rompen la monotonía del rectángulo, contando también desde el comienzo con las características cabeceras a toda página que jugando con el título de la serie, se terminarían convirtiendo en su seña de indentidad más reconocible y plagiada.

Además, el artista de estos comienzos no es ni de lejos el que después tanto llegaremos a admirar, y aunque en su forma de narrar ya se atisbas los rasgos que potenciará en el futuro, su dibujo dista mucho de atesorar la plasticidad que después tendrá y carece de una correcta proporción anatómica, siendo sus figuras demasiado estilizadas. Con todo un potencial por desarrollar, será en Junio de 1941 cuando Eisner nos regale por primera vez una muestra clara de lo que The Spirit llegará a ser. Bajo el título Killer McNoby, el dibujante rompe toda estructura tradicional de cómic, prescindiendo de viñetas para realmente ilustrar un relato escrito, en una historia claramente precursora de lo que después será la novela gráfica.

El lanzamiento de la tira diaria en Octubre de 1941 habla por si sólo acerca de la inmensa popularidad que el personaje ha alcanzado en tan sólo año y pocos meses, en un espacio que se aprovecharía para relatar historias fuera de continuidad y que seguiría hasta Marzo del 44. Dos años antes de dicho cierre, como ya apuntábamos más arriba, Eisner es llamado a filas, permaneciendo en servicio activo hasta otoño del 45, con la contienda en Europa ya cerrada. Su regreso a la serie se produce en Diciembre de ese mismo año, y se deja notar. Con un estilo muy pulido (no obstante el artista dibujo durante sus años de servicio cómics de toda índole para el ejército) y cercano al más reconocible del autor, Eisner comienza a dar pasos de gigante en su creación, recuperando el control total sobre el personaje, que había seguido sin él gracias a su enorme cantidad de ayudantes.

Es evidente que resultaría una tarea gargantuesca (y un tedio de narices) si ahora pretendiéramos analizar de forma pormenorizada todos y cada uno de los logros de Eisner al frente de una colección en la que se mantendría durante siete años más de forma casi ininterrumpida. Baste decir que su re-incorporación supondrá las apariciones de personajes tan míticos como el villano Octopus (al que nunca llegó a vérsele la cara) o las femmes fatales Satine y P'Gell, que tantos quebraderos de cabeza darán a nuestro héroe, y que, cada semana, Eisner se las apaña para sorprender al lector con historias frescas y tremendamente entretenidas en las que el artista da lo mejor de si mismo al tablero.

Viéndose obligado por sus contratos con el ejército a dejar cada vez más la colección en manos de sus ayudantes, Eisner decide que Spirit debe terminar, eligiendo para la despedida del personaje a un ayudante de lujo, un Wally Wood que, junto a Jules Feiffer (colaborador durante muchos años en la serie), pergeñará un grand finale para la colección, la mítica serialización de Spirit en la Luna. Wood, que ya era un autor de reconocido prestigio por sus trabajos de ciencia-ficción para EC, lega a las generaciones futuras una de las mejores historias del personaje, fusionando en lo visual su característico estilo con el de Eisner a lo largo de diez agotadoras semanas en las que el artista compagina como puede el trabajo en Spirit con sus otros compromisos artísticos.

El 5 de Octubre de 1952 con la sección titulada Denny Colt, UFO Investigator, The Spirit toca a su fin. Atrás quedan doce años de historias geniales y momentos inolvidables que a través de los tomos primorosamente editados por DC (o Norma en nuestro país) tendremos la oportunidad de disfrutar durante los lustros por venir. En el tintero nos hemos dejado muchas cosas, lo sabemos, pero estamos ante una de esas raras ocasiones en que necesitaríamos mucho (pero que mucho, mucho) tiempo para poder cubrir todo lo que hay que decir sobre este pilar fundamental del noveno arte. En lugar de eso, creo que nunca volveremos a instaros de forma tan enérgica a que leáis The Spirit, un tebeo por el que no pasan las décadas y que, sin duda alguna, es historia viva de esta gran afición nuestra.

Sergio Benítez (86)

9 comentarios:

jose maria dijo...

Buffff, Sergio. Pedazo de reseña, de trabajazo y de inversión (26 tomos a 50 napos…). A mí Eisner en general y Spirit en particular se me resisten un poco, pero no sabría decir porqué. El dibujo me gusta bastante, las historias de Eisner tienen un toque nostálgico que me encanta, pero no sé, no he terminado de pillarme nada de él.

Eso sí, me parece que en mi lista de Reyes, y junto a Blacksaad (Sí, Sergio, esa ha sido mi elección) voy a tener que añadir algo de Eisner. Por cierto, vuelvo a confiar en vosotros (Sergio y Mario, of course, y en Nacho, Caracrater y otros ilustres visitantes de este, vuestro blog amigo…) para que me recomicdéis una obra de Eisner pa añadir a la biblioteca. Una sola, eh? Que este año estoy tan tieso que los Reyes dicen que se van a pasar por casa, pero a saludar nada más…

Lo dicho, que nuevamente (parezco pesado, pero estoy hablando lavangelio) enhorabuena a los dos por el blog, y que sepáis que por vuestra culpa cada vez tengo menos dinero (es eso posible?)

PD. A modo de pregunta-consulta. Punisher Ómnibus de garth Ennis, 1.100 pág. Demasiado?

sebelo2 dijo...

Gracias Jose.
Gran elección la de Blacksad. En cuanto a una recomicdación Eisneriana, te diría que cualquiera, tanto de lo que hemos hablado por aquí, como de lo que no. Pero si me tengo que quedar con una para que te inicies correctamente, te digo que Contrato con Dios. A partir de ahí espero que te enganches y te lo vayas pillando todo ;).
Siento lo del dinero :S, pero que sepas que es para bien...hohoho.
Un abrazo,
Sergio
P.D: lo del Omnibus de Ennis, pues si, un poco pasote, ¿no crees?. Yo es que entre los tomos tanmaño omnibus que tengo, y los que ha ido sacando Panini, ya completo el Punisher, así que no voy a gastarme los cuartos en volver a comprármelo...algo muy inusual en mi, dicho sea de paso.

jose maria dijo...

OK, apuntado en mi wish list Contrato con Dios, y Blachsaad... A ver si cobro, que si no...

Lo de Punisher, además de inalcanzable (muchas pelas de golpe...) era porque no tengo nada absolutamente de la etapa de Ennis, y claro, todo tan bonito, en un tomaco...

Un abrazo

sebelo2 dijo...

Si es que....como nos tiran los omnibus joder (a ambos, quiero decir, que más de una vez he caído con cosas que ya tenía).
Un abrazo,
Sergio

Caracrater dijo...

A mi, como ya he dicho anteriormente, Viaje al corazón de la tormenta, pero Contrato con Dios tambien tiene tela.....
Es lo que pasa cuando tocas algo de este hombre. Yo tengo hasta La conspiración, (sobre Los protocolos de los Sabios de Sión donde Eisner te cuenta de manera magistral aquella enorme falacia, si te interesa el tema.....)
Blacsad aparte de un comic sobriamente hecho y de un acabado y una factura impresionante es un comic muy cinematógrafico, por ahi he oido a unos pocos decir que son historias negras muy tópicas y típicas y eso es porque bebe mucho del cine y eso es lo que me gusta. El primero recuerda en algunos momentos a L.A. Confidencial, el 2º de Arde Missisipi,en el 3º aparecen tambien muchas cosas de cine negro como cientificos nazis huidos con el secreto de la bomba atómica, etc......
Pues eso......Saludos.

sebelo2 dijo...

Yo de Eisner lo tengo todo, incluso cosas que ni siquiera se han editado aquí como Sundiata (basado en una leyenda africana) o un libro muy interesante llamado The Will Eisner Companion.
Y de Blacksad no puedo añadir mucho más a lo dicho por Toni, salvo que es la leche.
Saludetes a los dos,
Sergio

jose maria dijo...

Gracias a los dos por la recomicdación.

Ya os contaré

EinnDc dijo...

Yo no estoy aquí. Esto no lo estais leyendo. Hasta el lunes yo no existo en internet. Pero Jose, sin duda comienza por Contrato con Dios. Además tienes un bonito tochazo en tapa dura por treinta leuretes que incluye ésta obra y otras de Eisner, lo que supone una buena relación de precio, cantidad y sobre todo CALIDAD (asín, con mayúsculas) Y si te atrapa Eisner (que seguro que sí) tienes otro par de tochetes de treinta leurillos cada uno para seguir teniendo recopilado material del maestro a buen precio y edición (además de continuidad de formato).

Ahora, si me hacen el favor de mirar éste bolígrafo con flash incorporado.... FLASH!!!

Cuando se recuperen del flashazo pensarán que Tebeos y algo más... es la mejor web del mundo mundial y se la recomendarán encarecidamente a amigos, conocidos y ¿por qué no? incluso a sus enemigos.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Tebeos y algo más....el MEJÓN BLOG DER MUNDO MUNDIAL...y yo no he mirado al boli, que conste ;).
Saludetes Mr.X.
Sergio