viernes, 25 de julio de 2008

FUN HOME. A FAMILY TRAGICOMIC

Guión y Dibujo: Alison Bechdel

Editorial: Houghton Mifflin

Formato: Libro Cartoné. 236 Páginas

Precio:
$19.95

Calificación: 9/10

Los que suelen denostar al noveno arte por su ramplonería, vacuidad y banalidad, (que siempre son los mismos y arman mucho ruido) deberían acercarse de cuando en cuando a las tiendas de cómics para observar, probablemente con estupor, que no todo lo que hay en ellas es tebeo de superhéroes hipertrofiados y manga descerebrado. Cada vez más podemos encontrar obras, que a la manera que Eisner iniciara con su magnífica Contrato con Dios, mezclan sabiamente ilustración aviñetada con literatura de gran calado (y aún podríamos argumentar más con dichos personajes si les mostráramos ciertos ejemplos de superhéroes/manga que no se ajustan ni de lejos a los consabidos estereotipos).

Aunque el término haya caído en una generalización debida a su mal uso (ahora todo es susceptible de ser denominado novela gráfica) siguen surgiendo de cuando en cuando ejemplos que se ajustan a la acepción de manera precisa y sin que haya lugar a segundas lecturas; Fun Home es, evidentemente, uno de ellos. Siguiendo la recomendación de Alvaro Pons, esa enciclopedia andante de los cómics cuya Cárcel de Papel es lugar virtual de obligado peregrinaje desde hace un par de años, me decidí a adquirir la edición de este trabajo de Alison Bechdel sin saber muy bien que podía encontrarme desde el punto de vista gráfico (no soy de los que suelen bucear por la red para averiguar hasta la talla de la ropa interior de los autores objetos de su afición) y mucho menos, del literario.

El resultado de ambos, y permítanme utilizar una construcción lingüistica anglosajona, "blows your mind". La perfecta conjunción que Bechdel consigue con su profusa e ilustrada prosa (entendiendo ilustrada por la primera definición que nos devuelve el diccionario de la R.A.E; esto es, culta e instruida) sólo es comparable a lo que Doré o Alan Lee aportaban de más a la lectura del Quijote o El Señor de los Anillos. Y me explico. Fun Home podría haber sido perfectamente una novela al uso, y una muy apasionante: desgranando su vida en yuxtaposición a ciertos libros fundamentales como son La Odisea, el Ulisses de Joyce y la biografía de Scott Fitzgerald, Bechdel va cosiendo un relato en el que cada página se lee con tanta intensidad como devoción, sin que en ningún momento aparezca el cansancio que otros mucho relatos autobiográficos si provocan (y no me estoy refiriendo a los de las estrellas de moda, no me hagan hablar de esos). La relación de Bechdel con su padre, y la muerte de este último, actúan como catalizadores de todo un torrente de recuerdos que, aunque expuestos de forma no lineal, acercan al lector a una experiencia única.

Pero en lugar de plantearnos una lectura a secas, Bechdel elige ilustrar sus páginas para que nuestra imaginación no pueda llevarnos a equívocos acerca de lo que ella nos está contando. Así, en el transcurso de la novela gráfica, la autora no sólo tira de un dibujo funcional (brillantemente completado con unos bellos tonos grises), sino que va adaptando este a lo que el relato va pidiendo, incluyendo, siempre que se requiere, fotografías y cartas que la dibujante "copia" para acercar, de una forma como pocas veces he visto, la personalidad de los "actores" de la historia al lector de la misma. Este recurso ayuda sobremanera a entender la idiosincrasia de los personajes, sobre todo la del padre, motor inconsciente de las acciones de la autora.

La única pega que personalmente le pondría a tan magna obra es el hecho de que, al utilizar de forma tan directa referencias literarias, la aprehensión del contenido de Fun Home queda en cierto modo subyugada a que nuestro bagaje como lectores incluya las obras que Bechdel cita de forma recurrente. Si no hemos tenido la oportunidad de acercarnos a los citados Ulisses de Joyce, La Odisea de Homero
o The Far Side of Paradise, biografía de Scott y Zelda Fitzgerald, de Arthur Mizener; si nuestro acerbo literario nunca ha incluido El Guardián en el Centeno de Salinger, El Señor de los Anillos de Tolkien o La Importancia de Llamarse Ernesto de Wilde, entonces se antoja difícil que la total comprensión de todo lo que Bechdel arroja se pueda hacer con la intensidad requerida.

A sabiendas de que esta será una de esas lecturas que con los años habrá que repetir, yo ya he empezado a hacer acopio en mi biblioteca de algunas de las obras que cito más arriba; seguro que el esfuerzo que supondrá leer algunas de ellas (sobre todo ese temido Ulisses) valdrá la pena, que no sólo de cómics vive el hombre, ¿o sí?.

Sergio Benítez (11)

2 comentarios:

diegogue dijo...

y yo que pensaba que no existía una reseña en español sobre este comic... que Fun Home aluda a ciertos clásicos de la literatura para mí no es un defecto, porque además no lo hace de forma pretenciosa, en general, es una muy buena novela gráfica.

buen blog

sebelo2 dijo...

Totalmente de acuerdo con que no lo hace de forma pretenciosa. Si fuera así, ni en broma le habría dado tan alta calificación. Ahora bien, no se si coincidirás conmigo en que es mucho más difrutable si los clásicos a los que alude se han leído previamente.
Saludetes y bienvenido,
Sergio