viernes, 19 de junio de 2009

DEATHBLOW vol.1

Guión: Brandon Choi

Dibujo: Jim Lee y Tim Sale


Editorial: Norma

Formato: Libro Rústica. 304 Páginas

Precio:18€


Calificación: 5.5/10


Descansando por un momento de tanta novedad europea y española, fijamos hoy nuestra atención en ese nuevo formato ideado por Norma que tanta "polémica" ha generado en la blogosfera, ya sea por su tamaño, menor al de un cómic book, ya sea por el contenido del material que va a ver la luz, poco interesante tanto para las nuevas generaciones como para aquellas que los leímos en su momento, hace ya más de quince años.

Si retrocedemos ese espacio de tiempo, por aquel entonces una floreciente Image desembarcaba en España de la mano de Planeta y su recién inaugurada línea de World Comics. Aquellas relucientes portadas, con colores infográficos y el logo impreso con tintas metálicas era más de lo que este imberbe aficionado podía resistir, y una tras otra cayeron como moscas todas (y cuando digo todas, digo TODAS, incluso Youngblood) las novedades que mes a mes empezaron a ser publicadas: Spawn, WildC.A.T.S, aquella perpetración de Rob!, Shadowhawk, Savage Dragon, Wetworks, Cyberforce...en fin, para que seguir contando, os hacéis una idea, ¿no?. Lo curioso del caso es que, para cuando Deathblow comenzó a editarse, mi paciencia para con los títulos de Image se había empezado a agotar y sólo continuaba comprando las series de MacFarlane, Lee y Larsen, por lo que este título, del que sólo llegué a adquirir los dos primeros números y el penúltimo, y sólo por que la portada doble de Lee "molaba mazo", fue ignorado ampliamente.

Con el paso de los años siempre me había quedado la impresión de que, a la postre, Deathblow podría haber resultado una lectura interesante (al menos en sus doce primeros números) pero, ocupado en hacerme con series mucho más llamativas, deje pasar dos o tres oportunidades de hacerme con ella en su edición americana, una carencia que este nuevo formato de Norma me ha dado la posibilidad de subsanar...aunque al final haya sido para nada, la verdad.

Lo que me he encontrado, tantos años después, es un cómic que en todo momento trata de epatar al lector con una historia grandilocuente que, con el Apocalipsis bíblico de por medio, plantea la eterna lucha entre el bien y el mal poniendo al protagonista en medio de ella. Dicho punto de partida, que en realidad no comienza a desarrollarse per se hasta el número tres de la serie, guarda no pocos problemas. Primero y principal es que no hay quien se crea toda la maniobra orquestada por Choi para colocar a Michael Cray (Deathblow) como figura fundamental dentro de las ansias del Ángel Negro (el malo de la función) por traer el infierno a la Tierra, máxime cuando el arranque de la serie nada tiene que ver con enfrentamientos milenarios entre fuerzas divinas, estando muy relacionado con ese Sin City que tanto influyó a Jim Lee en su aproximación visual al tebeo. Precisamente ese es otro detalle que termina por sacar de quicio al lector, el abusivo uso de los soliloquios de apoyo derivados de la serie de Frank Miller de los que se sirve el guionista para poner en boca de Cray,
en la mayor parte de las páginas, constantes resúmenes de lo que ha pasado hasta entonces. Evidentemente, estos problemas, y algunos más (todo lo concerniente a las conspiraciones y las agencias secretas está taaaan trillado) vienen directamente derivados de un hecho fundamental, y es el que la simiente de esta serie se encuentre en las pocas páginas que Lee dibujaba del personaje, más por un reto personal para cambiar de registro, que con la idea de que una colección saliera de ellas.

Todo ello queda auspiciado por una narrativa visual algo torpona y bastante confusa derivada, qué duda cabe, de la inexperiencia de un Tim Sale primerizo. Aunque la serie arranque con Jim Lee a los lápices es responsabilidad de Sale, incorporado a la misma a partir del tercer número, el dotar a Deathblow de su inconfundible aspecto. Por más que el trazo del artista sea totalmente reconocible, hay todavía aquí ciertos elementos que no terminan de cuajar, ya sea por lo hipertrofiado de la gran mayoría de personajes, con un Cray de anatomía imposible a la cabeza, o por lo que comentaba al comienzo de este párrafo, por un storytelling que en no pocas ocasiones más que leer hay que descifrar, algo a lo que el peculiar colorido, con sus oscuros tonos y reducida paleta, no es ajeno.

Conclusión clara de uno de los tebeos menos satisfactorios que he tenido ocasión de leer en los últimos tiempos es que a veces, sólo a veces, es mejor seguir dejar pasando aquellas lecturas que, sabiendo que no son obras seminales, no se hicieron un hueco en nuestras tebeotecas cuando fueron editados por primera vez. Si para colmo esos cómics que dejamos pasar están tan atados a un momento temporal tan acotado como lo están aquellos que se produjeron en los inicios de Image, tan artificiosos como pobres en calidad, pues peor.

Sergio Benítez (188)

12 comentarios:

Nacho dijo...

Muy críticada la publicación de éste material, sí señor. Todo el mundo poniéndolo verde y a parir...

Pero las editoriales son empresas, no les gusta perder dinero, y si ésto se ha publicado por algo será.

De momento ya sabemos de uno al que le han sacado los euros ¿no?

¿Y los míos? Pues en la cartera, esperando a que los saque en algún momento para pagar un bocata de atún... con olivas, por supuesto.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Pozi, a mi me han sacado los cuartos, y supongo que a alguno más también. Menos mal que hay gente cauta que se guarda el dinerito para sabrosos bocatas ;P.
Saludetes Nacho,
Sergio

Jose dijo...

Yo de entrada, Sergio, te agradezco que me hayas ahorrado los eurillos. Como ya os eh dicho, son muchas las veces en las que me termino de decidir si me pillo algo o no una vez leida la reseña...

Nacho, lo tuyo con el bocata me tiene intrigado... y hambriento, que ni he desayunado hoy...

Por cierto, que formalitos estamos hoy, no? Así da gusto... trabajando to la mañana...

Ertito Montana dijo...

La verdad es que yo tambien me quedé fascinado en aquella época con los comics de Image, personalmente la que más me gustaba era Cyber Force, de hecho tampoco leí muchas más (ya se sabe, en esa epoca la paga no llegaba para mucho) y las que leí no me engancharón, luego me di cuenta que todos los comics era imitaciones cada vez peores de Jim Lee y eso que tampoco era mucho yo de su dibujo... Exige que te devuelvan tu dinero!

sebelo2 dijo...

Pues de nada Pepito, para eso estamos.
Y lo del bocata tiene relación con la recomicdación de ayer.
Y sí Ertito, lo de Image llegó a un punto de poca vergüenza que no se sostenía. Hoy por hoy, y sin estar muy al día de todo lo que acontece en la editorial, si es cierto que hay dos series (Invincible y The Walking Dead) que son fantásticas.
Saludetes a los dos,
Sergio

Jose dijo...

Sergio, de lo del bocata de ayer me acuerdo, el alzheimer todavía no puede conmigo...

Lo que me intriga es qué pudo marcar tanto a nuestro amigo nacho, que sigue hablando de bocatas a la menor oportunidad...

Le mordió de joven un bocata radioactivo? Fueron sus padres atacados y asesinados por un bocata a la salida del cine?

Lo dicho, intrigado me tiene...

sebelo2 dijo...

Yo voto por la segunda, es más cachonda ;P.
Saludetes,
Sergio

sebelo2 dijo...

Aunque también podría ser el último superviviente de una raza de bocatas que sus padres enviaron a la tierra para dominarla ;).
Saludetes,
Sergio

Anónimo dijo...

la 1ª del Team 7 estaba bien, y si para algo sirvieron los comics de Image fue para mejorar el color de los comics americanos y esta serie tiene algunas de las mejores portadas de Lee, nº 8 y 9 por ejemplo

sebelo2 dijo...

Ahí coincido contigo (seas quien seas), el color mejoró una barbaridad, pero también es de recibo pensar que lo hubiera hecho igualmente sin la aparición de la editorial.
Y sí, las portadas de Lee son la leche.
Saludetes,
Sergio

Ali dijo...

Tú si que tienes moral. Que ganas de autoflagelarte que tenías al comprar un tebeo Image 90's.

P.D.Me ha encantado Pyongyang. Algo más que un tebeo.

Saludetes

sebelo2 dijo...

Pues yo que me alegro Ali, sigue fiándote de nosotros y te seguiremos descubriendo tebeos y algo más... ;P
Saludetes,
Sergio