lunes, 15 de junio de 2009

Mi VIDA MAL DIBUJADA

Tan sólo un par de líneas para instaros a que permanezcáis muy atentos esta tarde al blog, pues os tenemos reservada una pequeña sorpresa...y hasta aquí puedo leer. Os dejo ahora con Gipi.

Nuff said!!

Guión: Gipi

Dibujo: Gipi

Editorial: sins entido

Formato: Libro Cartoné. 146 Páginas

Precio: 19€

Calificación: 8.5/10

Después de leer Mi Vida Mal Dibujada, la primera pregunta que le viene a uno a la cabeza es cuánto hay de real y cuánto de ficción en esta historia supuestamente autobiográfica. Y es esa y no otra la duda que me asalta dada la profusión de detalles que el autor de S. vierte en cada página del cómic. Como resolución de la misma sólo hay tres posibilidades: que Gipi está vertiendo en las páginas de Mi Vida Mal Dibujada todo aquello que experimentó en su juventud y en el paso de la misma a la edad adulta. Que el italiano está mintiendo como un bellaco y quiere hacernos creer que todo lo que aquí se narra es veraz o, por último, que en las páginas de este tebeo, verdad y ficción se estrechan la mano de forma íntima.

Como resulta imposible saber a ciencia cierta cuál de las tras anteriores es cierta y cuál no, no nos queda más remedio que hipotetizar. Si la realidad se ajusta a la primera posibilidad, entonces estamos ante un autor cuya vida ha sido fascinante, y cuyo mundo interior tiene que ser de una riqueza y complejidad que ya quisiera cualquier psiquiatra para poder diseccionar. La narración de Gipi, mucho más compleja y desestructurada que en S., recorre los recovecos del alma del protagonista, que vuelve a no tener nombre, ya sea mediante viajes lisérgicos o conversaciones que empiezan en lo mundano y acaban en lo divino con interlocutores tan variopintos como un dentista o el mejor amigo del narrador. Todas ellas van hilándose a través de los complejos mecanismos funcionales de la memoria, capaz de saltar de un tiempo a otro sin que al lector pueda darle tiempo muchas veces a reaccionar.

Si es de la segunda posibilidad de la que estamos hablando, entonces el autor es poseedor de una imaginación portentosa capaz de hacernos creer que todo lo que cuenta fue, en algún momento indefinido de su pasado, una realidad tan palpable como el papel en el que ha quedado recogida para siempre: drogas, alcohol, una breve estancia en la cárcel, enfermedades venéreas, la muerte de la niñez por el abuso que un adulto (el hombre de la oscuridad) hizo de su hermana, y se puede sobreentenderse que de él, los héroes de la infancia y de la adolescencia, los amigos que nunca se olvidan, las trastadas que siempre se recuerdan....todo eso y mucho más va poco a poco añadiéndose, aparentemente de forma casual, al enorme tapiz que Gipi teje con habilidad y extrema soltura en el presente tebeo, demostrando que, aún con la carencia de una estructura cerrada, tanto en la narración escrita como en la visual, un genio es capaz de hacer accesible el material que se le antoje.

Por último, la tercera opción es quizás la que, dentro de nuestra capacidad de comprensión como entidades ajenas al autor que somos, más lógica puede antojársenos. En ella, uno es capaz de ir identificando cuando el italiano está exagerando y cuando no, cuando está adornando la realidad y cuando está siendo fiel a la misma. Un proceso complicado ya que, al margen de las hermosas páginas acuareladas que salpican el hilo conductor de la historia con otra íntimamente relacionada con ella (y que, sea por estar protagonizada por piratas, sea por su estrecha relación con lo que cuenta la trama "principal", recuerda de forma inmediata a las Tales of the Black Freighter de Watchmen), Gipi caracteriza Mi Vida Mal Dibujada precisamente por eso, por un trazo desenfadado, muchas veces más insinuado que definido, y que no necesita de artificios para llegar con inusitada fuerza al lector. Desnuda de ornato, la narrativa visual del artista, que ya me pareciera genial en su obra anterior, alcanza aquí mayores y más sólidas cotas, reforzadas, qué duda cabe, por las excelencias de una soberbia edición por parte de sins entido de la que ya podría aprender cierta editorial "planetaria". Una obra fascinante que pide a gritos más de una lectura para ser disfrutada en toda su plenitud, algo que habrá que hacer, sin lugar a dudas, en un futuro no muy lejano.

Sergio Benítez (184)

7 comentarios:

Nacho dijo...

Dos o tres veces lo he tenido en la mano, y dos o tres veces lo he dejado en la estantería de la librería. Es un "me llama, pero no" del que aún después de la reseña sigo teniendo dudas...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Esa sensación no me es desconocida, sobre todo con el personal trazo de Gipi, que no es plato de todos los gustos. Ahora bien, te aseguro que la lectura es brillante.
Saludetes Nachete,
Sergio

Caracrater dijo...

Es lo que tiene Gipi; llama poderosamente, pero a la vez hay algo que te hace ser cauto.
Yo con lo que llevo leido de este hombre cada vez lo tengo mas claro.

sebelo2 dijo...

Yo sólo he leído estos dos, pero en la pila de pendientes que tengo en mi mesa están Interior Noche y Apuntes para una historia de guerra.
Saludetes Toni,
Sergio

pons_m dijo...

SEbelo 2,t ienes pendientes los mejores para mi gusto de Gipi, S también esta muy bien. Para mi este es el menos interesante, porque es una especie de confesión transgresora y egocéntrica, que no es poco pero tampoco mucho, lo mejor la historia de piratas.
Miguel

sebelo2 dijo...

Pues gracias por el aviso Miguel. Los pondré los primeros en la lista de espera en cuanto termine las lecturas saloneras que me quedan.
Saludetes,
Sergio

PULGACROFT dijo...

A mí me encantó.
;)