jueves, 4 de junio de 2009

MISTERIOS de un ASESINATO

Un especial dentro de una semana especial.
Mañana se estrena en nuestro país Coraline, la última apuesta de Henry Selick, el director de Pesadilla Antes de Navidad, en el mundo de la animación por stop-motion. Aunque sea de forma tangencial, ya que la obra de la que procede fue primero novela y después novela gráfica, no queremos desaprovechar la oportunidad de recomicdar un par de tebeos escritos por Neil Gaiman y dibujados por el gran P.Craig Russell, el primero de los cuales fue reeditado por Norma hace unas pocas semanas.


Nuff Said!


Guión: Neil Gaiman

Dibujo: P.Craig Russell

Editorial: Norma

Formato: Libro Cartoné. 64 Páginas

Precio: 13€

Calificación: 7.5/10

Creo recordar que fue una antigua empleada de Nostromo (una de las tiendas de cómics de la capital hispalense) la que una buena tarde de viernes en la que un servidor no sabía que diantres comprarse recomicdó, con bastante efusividad, un tebeo que a ella le había parecido "fascinante". Al preguntarle el motivo y, más aún, de qué iba el cómic en cuestión, la respuesta fue clara: "Hay un asesinato en el cielo, un ángel aparece muerto y otro investiga el crimen". No hacía falta que me dijera nada más. Mi curiosidad estaba lo suficientemente motivada como para llevármelo a casa y leérmelo aquella misma noche de una sentada.

Han pasado varios años desde aquella primera lectura, y la verdad es que un cómic que me pareció sobresaliente, ahora ha bajado varios enteros en su apreciación. Vaya por delante que Misterios de un Asesinato es un cómic impecable, tanto que por momentos su lectura resulta fría, como una de esas películas que son perfectas en el aspecto técnico pero en el fondo carecen de corazón. Moviéndose peligrosamente en la línea que distingue un producto con alma de uno carente de ella, el trabajo de Gaiman y Russell consigue atrapar inicialmente con una premisa de partida que resulta fantástica, desarrollándose el prólogo y el primer acto de la obra de tal manera que el lector asiste a la semilla de todo lo que pasará después casi sin saberlo: primero se nos muestra el asesinato que da nombre al cómic, después a sus personajes, dos humanos que se encuentran fortuitamente una noche en Los Ángeles y los divinos y alados protagonistas de la narración de uno de ellos. Las reminiscencias tanto al cine de suspense como a las novelas de Agatha Christie son tan evidentes como constantes a lo largo de la totalidad de la narración, y la forma tiene Gaiman de resolver la investigación del ángel investigador, es demasiado similar a las que la escritora usó en Muerte Bajo el Sol, Diez Negritos y, sobre todo, Asesinato en el Orient Express.

Este hecho, que en realidad tiene poca trascendencia más allá de lo anecdótico, sirve como trampolín para que otros vicios menos evidentes salten a la luz. El más llamativo es que siendo un tebeo tan corto, Gaiman sea capaz de dar tantas vueltas con el sólo objeto de alargar la trama más allá de lo estrictamente necesario cuando, siendo pragmáticos, se podía haber contado lo mismo, en menos páginas y sin tanta cháchara (aunque sea de calidad, todo hay que decirlo). Otro aspecto, derivado de este, es que el final de la historia resulte tan ambiguo, al menos a ojos de un servidor, claro está. Lo desdibujado del propósito del ángel protagonista, y su carácter de títere divino por más que él quiera huir de tal apelativo, no sirve a la narración como Gaiman desearía y, a la postre, juega en su contra, antojándose algo forzada e innecesariamente abierta la conclusión de la historia.

Al trabajo de Russell es imposible ponerle objeciones, no sólo porque su dibujo trace con precisión lo que el guión va exigiendo - algo normal al fin y al cabo en un artista de su talla y veteranía - sino porque el artista, un consumado narrador, echa toda la carne en el asador, tanto a la hora de caracterizar a los personajes como materializando las alucinantes descripciones que Gaiman inventa para el entorno donde se mueven las huestes celestiales. Su implicación en el proyecto es de tal calibre que él es el directo responsable de que Misterios de un Asesinato alcance el notable en su apreciación final. No es que el guión de Gaiman sea mediocre, es que en comparación con el dibujo, se queda en un modesto segundo plano.

Sergio Benítez (177)

5 comentarios:

Nacho dijo...

¿Casi seis horas y no comenta nadie? La verdad es que empiezo a pensar que escribís el blog sólo para mí, y los demás son despistados que pasan de casualidad...

Al turrón.

Tanto éste misterios de un asesinato, como el de la Sra Finch (recién sacado por Norma e ilustrado por Zulli) y no recuerdo si alguno más, pertenecen a ése grupo de obras de Gaiman en las que ilustran relatos cortos escritos en y para prosa. Esto quiere decir que se tratan de adaptaciones de historias que no fueron concebidas para viñetas.

No quiero decir que sean malas (aunque son muy flojas) pero se nota cuando una historia está en un medio que no le corresponde, ya sea cine, novela o comic. ¿Cuántas veces hemos oído eso de que la peli es un bodrio pero el libro es mejor? ¿Cuantas adaptaciones en viñetas de libros merecen la pena? ¿Os imáginais una novela contando, por ejemplo el Preacher de Ennis? Pues eso.

Lo curioso es que juntando a un guionista con nombre con unos maravillosos ilustradores, la cosa en realidad no funciona, y el gilipoyas de un servidor se los compra todos aún sabiendo que éso va a ocurrir...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Jajajajaja, mira que eres mal pensado.
Desconocía el dato de lo de que fuera adaptación de un relato, pero ahora que lo comentas, explica muchas cosas.
Y con sólo pensar en lo de Preacher se me hielan las neuronas (no quiero ni imaginar lo que el "perpetrador" de Daredevil y Ghost Rider hubiera hecho con tan MAGISTRAL cómic de haber salido adelante su proyecto de serie de televisión....menos mal que no prosperó).
Y no eres el único gilipollas, aquí de esos "habemos" unos cuantos ;P.
Saludetes,
Sergio

Jose dijo...

Muy buenas a todos.

Comentar que en plena semana de vuelta a lo pijamero (gracias, Seregio, por escuchar mis plegarias), vuelta de Mario (yupi!!!), y especiales del Salón y de Coraline estoy más hasta arriba que nunca en el trabajo, y leo, leo y leo, pero posteo poco...

Entono el mea culpa, y os mando un abrazo, y al amigo nacho tb, que tb le leo, pero le posteo todavía menos...

Dicho queda.

sebelo2 dijo...

Hombre Pepito!!!!
Ya creía yo que te habíamos perdido con los problemas interneteros que me comentaste ;P.
Abrazos,
Sergio
P.D: y de nada, aunque lo mismo me lo has agradecido muy pronto, porque a partir de la semana que viene, el pijama volverá a un plano menos llamativo :S.

Marione dijo...

Pues yo a este Misterios le tengo ganas. Cualquier dia que se me crucen los cables me lo pillo. Siendo de Gaiman no puede ser malo y si encima esta dibujado por Craig...

Saludazos