lunes, 8 de junio de 2009

BAD BOY

Guión: Frank Miller

Dibujo: Simon Bisley

Editorial: Panini

Formato: Álbum Cartoné. 48 Páginas

Precio: 9€

Calificación: 5/10

Las malas pasadas que puede llegar a jugar la memoria.

Cuando hace un par de meses Panini publicó su listado de novedades para el mes de mayo (y por extensión para el Salón) me sorprendió gratamente ver que una de ellas era Bad Boy, un cómic del que en su momento oí hablar mucho y al que hacía tiempo que tenía bastantes ganas. Habiendo llegado la semana previa al salón, junto con el Emotional World Tour, Las Aventuras Imaginarias del joven Verne y la recomicdación que veréis mañana por aquí, iba a tener tiempo de sobra para poder disfrutar tranquilamente de su lectura antes de la avalancha que nos esperaba el 29 del mes pasado. Así que, siguiendo el ritual de costumbre, puse mi iPod con la banda sonora de turno, me senté en el cómodo sofá de mi salón, olisqueé el tomo al abrirlo (una costumbre que me ha pegado Mario y que según él "nos deja saber si es de buena cosecha o no") y me dispuse a leerlo. Pero algo comenzó a chocarme nada más pasar las dos primeras páginas. Sobreexcitadas por el trabajo, mis células grises comenzaban a escarbar en los recovecos de su memoria y....¡BINGO!, daban con la solución a mi extrañeza...YA había leído Bad Boy hacía taitantos años.

El nivel de adrenalina descendió bruscamente. Ya no me encontraba ante una lectura que fuera novedosa, sino a una que, vete tú a saber por qué (aunque algo me decía que ese por qué no podía ser bueno), había olvidado por completo. Corroborando mis sospechas, cuarenta y ocho páginas después descubría las razones (más bien LA razón) que me habían llevado a borrar del "disco duro" tamaña chorrada de tebeo: el guión. La verdad es que, sino fuera por Daredevil, Dark Knight Returns, Batman Year One, los tres primeros arcos argumentales de Sin City y Give Me Liberty, casi se podría afirmar, sin temor a equivocarse mucho, que Frank Miller es un guionista mediocre tirando a malo. Y es que, si me paro a pensarlo, las últimas cosas que le he leído al artista (y no voy a incluir esa BAZOFIA que es la película de The Spirit) o son directamente infumables como es el caso de la segunda parte de Dark Knight Returns (cuyo nombre no reproduciré por respeto a los millones de neuronas que hoy yacen muertas en mi cerebro por su culpa) o Hard Boiled; o tan tontas que no vale la pena ni recordarlas, como lo último que publicó de Sin City, salvándose sólo de esa quema la correcta 300. Bad Boy entronca sin remilgos en la primera categoría por mor de una narrativa que da un nuevo sentido a ese término que tanto se viene usando en los últimos tiempos, descompresión: no me creo, ni harto de vino, que lo que Miller cuenta en cuarenta y ocho páginas construidas a base de repetir una y otra, y otra y....sí, otra vez más el mismo esquema argumental, no se pudiera haber reducido, no sé, ¿a quince páginas?.

Aburrido, deslavazado y sin un rumbo medianamente definido, el trabajo de Miller para Bad Boy es un viaje a ninguna parte que, para colmo de males, se cierra (es un decir) con un final tan abierto como previsible. Un despropósito descomunal que sólo el arte de Simon Bisley, con su característico trazo agresivo y locuaz (si es que un trazo puede ser tal cosa), logra salvar de un suspenso seguro. Un cómic a olvidar....espera...¡pero si ya lo hice!.

Las malas pasadas que puede llegar a jugar la memoria.

Sergio Benítez (179)

7 comentarios:

Nacho dijo...

Hay veces en las que piensas que un autor en bueno buenísimo y que alguna obra suya es menor porque en ése momento tuvo un mal día. Hay otros que crees que son malos malísismos y a veces te sorprende con una gran obra, entonces piensas que ha plagiado.

Con ésta bonita reflexión para aplicarla al caso Miller, Gaiman, Loeb, Carey, Ellis o cualquier otro, les abandono de momento.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Más razón que un santo Nachete. Supongo que también tendrá que ver que de ciertos autores siempre se espere lo mejor y al final seamos inmisericordes con los resultados si estos no alcanzan cierto nivel.
Saludetes,
Sergio

Ali dijo...

El buen hacer de Bisley salva al tebeo de la quema.

Ronin, en su día, me gustó aunque el final no me dejó sastisfecho.

Agur.

sebelo2 dijo...

Ufff, Ronin, otro cómic de lectura harto difícil. Yo sólo lo he leído una vez y no se si algún día volveré a hacerlo, la verdad.
Saludetes Ali,
Sergio

Avengersforever dijo...

¡Menos mal! Yo también hacía tiempo que había oído hablar de este cómic y nunca me había decidido a cogerlo.
Estuve en el Salón de Barna y lo tuve en las manos y al final pensé en que quizá debería buscar alguna reseña al respecto.
Gracias colegas, acabáis de ahorrarme tiempo y dinero.

Ánimo

Caracrater dijo...

A mí nunca me ha terminado de entrar Miller, le veo cosas interesantes, aspectos positivos pero luego hay algo en el final que me hace defraudarme o desilusionarme con su trabajo. Pues las manías de uno.......
Yo tambien olisqueo los comics, es como el ritual de entrada: primero la nariz, luego el tacto y acto seguido el oido de pasar las paginas con la vista.
Pues eso. Saludos.

sebelo2 dijo...

De nada Avengersforever, de nada, para eso estamos.
Y Miller hay para todos los gustos Toni, aunque últimamente, sobre todo con ese TRUÑACO que fue Spirit, tenga muuuuuchas reservas acerca de lo que este hombre pueda volver a ofrecernos.
Saludetes a los dos,
Sergio