jueves, 1 de enero de 2009

JOSS WHEDON's ASTONISHING X-MEN

Guión: Joss Whedon

Dibujo: John Cassaday

Editorial: Marvel

Formato: 2 Oversized HC. 320/360 Páginas

Precio: $29.98/$34.99

Calificación: 10/10

¿Lo ves Marvel?, ¿ves cómo cuando quieres puedes?. Así sí Marvel, así sí.

Aunque en su momento Mario me insistió por activa y por pasiva, la verdad es que nunca llegué a conectar con la serie de Buffy. Y mira que lo intenté. Pero por una razón o por otra, que normalmente tenían que ver con el hecho de que había series que seguía regularmente que no necesitaban el esfuerzo de ver varias temporadas del tirón, lo cierto es que lo más que alcancé a ver fue la mitad de la primera temporada; una docena de episodios que, obviamente, no fueron suficientes como para dejar una huella imborrable acerca del trabajo de Joss Whedon.

Avatares de la vida quisieron que años después (no muchos, no creáis) mi buen amigo David, un coleccionista compulsivo de todo aquello que echen por la caja tonta en Estados Unidos, me recomendó encarecidamente que me hiciera con Firefly, una serie de ciencia ficción cancelada prematuramente, guionizada por Whedon y de la que sólo había trece episodios. Como quiera que la recomendación vino en la época estival, estación de sequía en cuanto a series del otro lado del charco, decidí arriesgarme y comprar en Amazon el susodicho producto de la caja tonta. A todos aquellos que la hayan visto no hace falta que les diga nada sobre la serie; y a los que no sólo puedo preguntaros ¡¡¿¿ a qué narices estáis esperando??!!. Tras engullir en un fin de semana trece horas de televisión intensas como pocas, y de cogerle cariño enseguida a los carismáticos Mal Reynolds, Zoe, Wash, Inara, Kaylee, Shepherd Book, Jayne y los hermanos Tam, sabía que de un modo u otro ya estaba enganchado a cualquier cosa que saliera de la pluma del guionista y creador de tan magistral producto.

Dos años después, Serenity (la continuación de Firefly en el cine, y una película de ciencia-ficción y aventuras que ya quisiera Lucas para su segunda trilogía de Star Wars) confirmaba que Whedon dominaba como le daba la gana la escritura y definición de personajes con pocas frases pero mucha intención en cada una de ellas. Es lógico pues que cuando se anunció que el neoyorquino iba a hacerse cargo del Astonishing X-Men, aquella cabecera que naciera en la ya mítica Era de Apocalipsis, este que suscribe saltara de alegría (téngase en cuenta que en 2004, año de dicho anuncio, aún no estaba en mi actual etapa anti-pijamera). Mi júbilo fue aún mayor cuando se supo que el dibujante que iba a ilustrar tan magno evento no era otro que John Cassaday, uno de mis artistas predilectos desde que lo descubriera en Desperadoes y, por supuesto, Planetary.

Cuatro años y veinticinco números después, y tras una de las más ávidas lecturas que recuerdo haber hecho de un tebeo con pijamas al uso, ya puedo hablar tranquilamente de Astonishing X-Men como la MEJOR (así, con mayúsculas) serie mutante que he tenido el gustazo de disfrutar. Repito por si hay algún despistado: el trabajo de Whedon y Cassaday supera por muchos enteros, siempre para el que esto suscribe, lo que equipos como Claremont y Byrne, Claremont y Lee, Morrison y Quitely (y un largo etcétera de dibujantes) o Alan Davis en solitario, consiguieron hacer en algún momento con los hombres X. Teniendo en cuenta que de los artistas citados salieron sagas y colecciones tan sólidas como las de Fénix Oscura, los X-Men, los New X-Men o mi adorado Excalibur no creo que deba incidir en la trascendencia de lo que esta lectura me ha llevado a afirmar.

Desde el momento en el que uno abre el primer volumen de los dos en los que se ha recopilado la totalidad de la colección, es inevitable no sentir una extraña sensación de familiaridad, como si estuviéramos volviendo a casa. Whedon arranca su participación en la serie trayendo de vuelta a uno de los personajes más queridos del universo mutante, Kitty Pride, Gatasombra. Su regreso a la escuela se produce en un momento crítico en el que un grupo de hombres-x dirigidos por Cíclope e integrado por Emma Frost, Lobezno y Henry McCoy busca denodadamente encontrar un apoyo público muy deteriorado tras todos los hechos narrados por Morrison al frente de los New X-Men. Continuista con el trabajo realizado por el inglés, Astonishing pronto se establece como una hábil colección cuyo aprehensión no pasa necesariamente por ser un conocedor exhaustivo de toda la historia mutante: si has leído tebeos
X antes de este, mejor, más detalles podrás apreciar (sobre todo en lo que se refiere a la reaparición de varios personajes puntales en ciertos momentos de la historia de los X-Men); si no lo has hecho, no pasa nada, aunque no apreciarás en su totalidad la trascendencia de ciertos momentos, la extrema habilidad de Whedon para escribir una trama concisa que no se vaya por las ramas y además sea autocontenida es tan genial que llegado el momento probablemente te parezca que llevas leyendo cómics de mutantes toda tu vida.

Usando esa habilidad de todas las formas imaginables, Whedon concreta veinticinco números de vértigo en los que los acontecimientos se suceden sin descanso. Saltándose con estilo la necesariedad editorial de que los arcos argumentales no superen los seis números, el guionista escribe una historia apasionante a la que pocas cosas se le pueden achacar más allá del hecho de su poca trascendencia dentro del devenir del universo mutante; algo que, bien mirado, no sirve para bajar su nota teniendo el cuenta el nefasto nivel que han venido ostentando todos los crossovers llamados a "cambiar para siempre el estatus de los mutantes". Y si no me creen, lean el cualquiera de los eventos que han ido apareciendo en los últimos años.

Culpable directo de que en un periodo de tiempo tan prolongado hayan salido la mitad de números de los que se podrían haber editado de forma natural (de cuarenta y ocho posibles a los veinticinco resultantes) John Cassaday da un singular y espectacular do de pecho con su labor en Astonishing X-Men. Viendo las magníficas páginas que el artista cuaja número sí, número también, es fácil perdonarle su proverbial lentitud a la hora de dibujar. El trazo realista del dibujante tejano así como su grácil narrativa de marcado carácter cinematográfico le van que ni pintadas a los guiones de Whedon, regalándonos Cassaday con algunas páginas dignas de ser admiradas como la doble splash-page dedicada a un añorado "fast-ball special", el resurgir del centinela que arrasó Genosha en los New X-Men, el pequeño homenaje a una de las más conocidas viñetas de la saga de Fénix Oscura o, para qué andarnos con rodeos, cualquiera de las que conforma el Giant Size con el que se da finalización a la serie.

Sería exagerado por mi parte afirmar que Astonishing X-Men ha servido para reconciliarme con los tebeos "pijameros", pero al mismo tiempo estaría pecando de poco sincero si no os confesara que casi lo consigue. No se si la nueva etapa de Ellis y Bianchi estará a la altura de lo que Whedon y Cassaday consiguen con su estancia en la colección, pero probablemente sea inevitable que surjan comparaciones cuando llegue el momento. Si seré yo el que las haga es algo que no puedo afirmar con certeza (aunque lo más probable es que deje tal labor a mi compañero) lo que si puedo hacer con rotundidad es abrir este 2009 con una GRAN recomicdación. Esperemos que durante este año que hoy empieza nos encontremos muchas más así.

Sergio Benítez (90)

8 comentarios:

Ali dijo...

no leía mutantes desde claremont-byrne (sin contar x-factor de David y el 1er número de x-force de Milligan)y esta etapa consiguió tenerme pendiente.Tanto que llegué a maldecir por la tardanza del giant-size final.
Saludos

P.D:La etapa de Goyer y Johns en JSA me recuerda a la de Claremont y Byrne en los mutantes.Aventuras sin respiro

sebelo2 dijo...

Ya te digo. A mi casi me da un chungo tras leerme el segundo tomo de una sentada.
Impresionante cómic.
Feliz Año Nuevo Ali.
Saludetes
Sergio

Goku_Junior dijo...

Vaya, si que lleva mala epoca los mutantes que ha tenido que venir Whedon a salvarlos de la quema.

Aunque a mi ahora mismo me parece que el universo mutante esta interesante, no es que sea la re-ostia pero factor x es buena, x force tiene buenisimas criticas y pinta bien, x men: legacy tambien pinta interesante pero como odio al calvo pues paso de ella xD y patrulla x pues de momento un poco light, a ver si se va animando despues del nº 500.

Hablando de la estapa que comentas, es muy buena, lo único que se le puede achacar es que haya tardado TANTISIMO en concluir y el final. Me parecio un final muy pesimo y me dolio muchisimo la forma de "matar" al personaje que se carga al final.

Espero que lo resuciten pronto :), joder si volvio mariposa mental asi sin fuste ninguno...

sebelo2 dijo...

Pues sin destripar nada a mi me pareció todo lo contrario, Goku, y el final del personaje que no vamos a nombrar me resultó de lo más noble y apropiada. De todas formas, cargarse a protagonistas es algo que Whedon sabe hacer de sobra...aún recuerdo con dolor la muerte de uno de mis personajes favoritos de Firefly :_(.
Saludetes
Sergio

EinnDc dijo...

Yo no quiero ser malo, pero... A mí me decepcionó muy mucho.

Primero que nada, aúnque colocas ésta etapa en tu gusto personal varios enteros sobre la valoración de Claremont, Morrison, Davis y demás, también es justo reconocer que la sensación de familiaridad que dices tener al comenzar la lectura se la debes al primero, y la situación actual de algunos personajes al segundo de ellos.

En cuanto a la etapa Whedon en sí... me pareció un quiero y no puedo. Enferma además del mal actual que es la narración descomprimida, que añadido a la lentitud de publicación ha convertido el producto final en carne de recopilatorio. Así que éso hice yo: leerlo de golpe después del intento en grapa.

Y nada, que sigo sin verle la gracia. Es una historia que los guionistas clásicos que mencionas se ventilarían en la cuarta parte de números y seguro que con alguna subtrama más añadida.

Y, sin ser prejuicio contra Whedon, no soy amigo de sus obras. Buffy me la bufa (valga el chiste fácil y cutre). Ya tuve la discusión hace meses en el blog de Rodolfo Martínez sobre la calidad de la serie y no llegué a salir convencido de ella. A Firefly no me he acercado porque para quedarme colgado prefiero no molestarme. Y éstos 'quismen me han dejado más bien frío.

Y es que hay gente que debería dedicarse a seguir trabajando su medio en lugar de jugar a escribir tebeos, pero como una editorial sabe que se garantiza ciertas ventas con un Kevin Smith, un Whedon o un Metzler en portada aunque el resultado sea irregular, pues así seguiremos...

Disculpas por la extensión, y éso que se me han quedado cosas en el tintero.

Saludos!

sebelo2 dijo...

¿Qué disculpe "lo que"?. ¡Anda ya, te "bia" disculpar la extensión del comentario ni nada! ;).
Esto es como todo, si llevas razón en que quizás la sensación de familiaridad se la debamos a Morrison o Claremont, y quizás también en que la descompresión sea abundante; pero son dos detalles que yo no aprecio tanto como tú, sobre todo el segundo, ya que, al igual que tú hiciste, me leí los dos tomos en tapa dura del tirón.
En cuanto a lo que comentas de las incursiones de escritores y guionistas de cine en el mundo del cómic, hombre, no todo el monte es orégano. Coincido en que Meltzer no es gran cosa, ni siquiera en su cacareada Identity Crisis (que me dejó igual, la verdad), pero de Kevin Smith guardo muy buenos recuerdos de su Daredevil. Y otros como Strazcynski (sus Rising Stars, Midnight Nation y toda la primera etapa de Spider-man junto a Romita Jr. son la leche) o el propio Whedon son dignos de leer.
De todas formas esto es como todo, depende de gustos y filias...aquí no hay absolutos...pero sí Absolutes ;).
Saludetes
Sergio

EinnDc dijo...

Precisamente Sergio, si te fijas hablo de trabajo irregular. No digo malo ni mediocre.

Coincido que el extrawhisky sale más que airoso en su periplo pijamero, pero el resto no deja de ser irregular.

Smith puede haberte dejado un buen recuerdo de su DD pero a mí me horroriza su Green Arrow, me parece una tomadura de pelo su Spidey/Black Cat y el par de números que ha sacado de Batman Cacophony no me dicen nada.

De Metzler a mí sí que me gusto Identity Crisis, pero en su momento y su formato de publicación. Los seis meses previos al último número fueron muy divertidos e intrigantes con las teorías y conjeturas sobre la identidad del asesino. En tomo se perdía toda la gracia. Y en la JLA hizo un buen número cero seguido de doce flojitos (además de tener crossover con JSA por medio).

En los noventa la moda fue que los dibujantes guionizaran. En los "dosmiles" han sido los escritores de otros medios (tv, cine, literatura...) ¿Qué nos deparará los "dieces"? Habrá que esperar...

Saludos!

sebelo2 dijo...

He querido obviar conscientemente el resto de trabajos de Smith, pero ya que los has sacado a la palestra, pozi, el de Gata Negra es para tirarse de los pelos.
Y es una buena reflexión la del último párrafo. Habrá que ver qué coj..se inventan para la nueva década....ahora mismo no "me se" ocurre nada...pero seguro que algo sacan.
Saludetes
Sergio