miércoles, 5 de agosto de 2009

LESTER COCKNEY. integral volumen 1

Guión: Franz Drappier

Dibujo: Franz Drappier

Editorial: IO Ediciones

Formato: Álbum Cartoné. 256 Páginas

Precio: 44€

Calificación: 7/10

Hace mucho tiempo escribió el poeta aquel verso de: Cómo a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor; a lo que yo añadiría, a raíz de reseñar esta obra, que mejor, lo dudo, pero más fascinante, visto desde estos días modernos y monocordes, estoy seguro que sí. Se me verá, amigos, el plumero, pero el género histórico es el marco básico e ideal para enmarcar toda historia que se precie, sea la época que sea y en la civilización que fuera. El cine y la novela han explotado y explotan continuamente dicho género, pero en el cómic hay carencias, lagunas, vacíos clamorosos. Es posible que uno de los factores por los que amo el tebeo europeo es esa pasión por los buenos comics de aventuras y viajes enmarcados en el género histórico, ya que en otros lares es más raro de ver, excepto el genero medieval samurai en el manga; eso es irreprochable para los japos, el como lo cuidan.


Toda esta plática viene sobre la aparición del integral de Lester Cockney, del belga Franz. A raíz de este integral recuerdo que hace años apareció mi hermano pequeño con unos comics llamados Muñeca de Marfil de este mismo autor, que trataban sobre los sanguinarios khanes de la estepa mongola, sus violentas incursiones arrasando territorio chino y sus cruentas guerras civiles sobre quién detentaba el poder. En otras palabras , fascinante y único. Es tan bueno el recuerdo que no lo dudé cuando me enteré de la aparición de este integral. En él se recopilan cinco tomos a tamaño original (eso no se dejará de agradecer nunca), en los que se muestran las tribulaciones alrededor de 1840-1850 de un bruto pero bondadoso irlandés, obligado a alistarse a la fuerza en el odiado ejercito inglés, y de cómo es enviado a la India y después Afganistán, donde trascurren los dos primeros tomos, Los locos de Kabul, en los que se muestran los problemas que sufrían los ingleses para mantener el orden con la continuas revueltas de las tribus afganas. En el tercero, Una húngara en Punjab, vemos como nuestro héroe tiene que salvar a una princesa húngara de las manos de un rico Rajá, líder de la secta de los estranguladores de la diosa Kali. Ya en el cuarto, asistimos a la vuelta de nuestros héroes a Hungría a dejar a la dichosa princesa iniciándose un peligroso periplo por las costas de Yemen, atravesando la árida Somalia y llegando al peligroso Sudán, donde los ingleses apenas conseguían hacerse notar, terminando todo esto con el quinto numero en el que desde Alejandría cruzan el mediterráneo y las costas dálmatas donde comprueban la crueldad de los turcos en los territorios croatas y albanos hasta que llegan a Pecs en Hungría, fin de la aventura.


En toda la lectura del integral comprobamos la pasión del autor por los viajes aventureros y las escenas de caballos, escenas que jalonan continuamente la lectura y donde asistimos al genio de Franz al dibujar estos animales. El guión es casi todo diálogo con apenas textos introductorios o de apoyo, lo que le da la sensación muy cinematográfica de película de aventuras de las toda la vida. Ahí viene la bondad del comic, su lectura recuerda esas maravillosas tardes de domingo que uno se sentaba frente a la tele a ver Las Cuatro Plumas, Gunga Din, Beau Geste o la inmensa El Hombre que Pudo Reinar.


Al cómic no se le puede pedir más que pasar un rato entretenido, de los de aventura clásica y realista de toda la vida, históricamente didáctico y con un oficio bregado, el de Franz, de los artesanos de antes. Personalmente, me gusta más su Muñeca de Marfil, por más que este Lester Cockney sea la obra de su vida (quedan otros cuatro números que se podrían agrupar en otro integral, donde el protagonista viaja al lejano oeste). Puede que no estemos hablando de clásicos como Los Pasajeros del Viento de Bourgeon o Las Torres de Bois Maury de Hermann, pero sí de un cómic que no defraudará a los amantes del género histórico con viajes arriesgados, mujeres en peligro y aventuras, muchas aventuras.


Toni (6)

6 comentarios:

Marione dijo...

Me ha encantado la reseña Toni. El estilo que usas se adapta perfectamente a la obra, al menos por lo que explicas, que yo el tebeo no me lo he leido.

Recuerdo que cuando estuve trabajando en una tienda de tebeos, el Muñeca de MArfil que mencionas habia que reponerlo cada semana. Se vendia muy bien.

Y me encanta como terminas: "no será un clásico como Los Pasajeros de Bourgeon" ¿Verdad que no, Sergio? Jajajajajajajjaja.

Pregunta a Sergio, Toni, tu pregunta.

Saludazos

Caracrater dijo...

Ya, ya me lo ha comentado que no le ha gustado apenás. Pues nada, ahi tenemos un punto el jefe y yo que no coincidimos (no todo va a ser jauja y nos van a gustar los mismos comics por Dios....)

Asi que trabajaste en un libreria, Mario?
Sois una caja de sorpresas.

Marione dijo...

Pues si, Toni. Algun dia te contaré historias que hacen palidecer a los comics europeos que tanto te gustan. Palabra.

Saludazos

sebelo2 dijo...

Pues ahí está la salsa, ¿no?, si tuviéramos exactamente los mismos gustos esto sería un aburrimiento.
Y sí, Mario trabajaba en una tienda de cómics. De hecho fue allí (TONO MOÑA ON) donde iniciamos nuestra amistad (TONO MOÑA OFF) y míranos, diez años después y aquí seguimos dando guerra....si es que...lo que no consiga un buen cómic ;P.
Saludetes,
Sergio

Nacho dijo...

Yo tampoco lo he leído. Y además, aunque me llaman la atención, las obras de IO me tiran para atrás por cuestiones meramente económicas. ¡Qué le vamos a hacer!

Saludos desde las Galápagos!

Caracrater dijo...

la verdad que noto cierto toque resentido con lo europeo, Mario, de ahi vendría tu pijamismo beligerante.
En fin, yo no tengo tienda pero como la tuviera, hago los pedidos con mi librero, abro las cajas, coloco, un poquito de todo.