miércoles, 26 de agosto de 2009

SCALPED vol.3: MADRES MUERTAS

Guión: Jason Aaron

Dibujo: R.M.Guerá & VVAA

Editorial: Planeta DeAgostini

Formato: Libro Rústica. 168 Páginas

Precio: 14.95€

Calificación: 7.5/10

En otra de mis "numerosas" incursiones en el maisntreams norteamericano, y atraído por el canto de sirena de un cómic que recomendaban por muchos sitios, me compré los dos primeros volúmenes, ya recomicdados por Sergio en su día, que se completan con la aparición de este tercero, que agrupa los números 12 al 18 de la edición americana, y como quiera que nuestro boss me lo ha cedido amablemente, chavales, ahí va la pertinente recomicdación.


Nada más abrir el volumen ya me llevo un pequeño susto, al ver que junto al guionista Jason Aaron hay tres dibujantes, el original R.M. Guerá y dos más, John Paul Leon que abre la lectura con un capítulo y un tal Furno que lo cierra con otro (esa manía americana de meter a varios dibujantes es una de esas cosas que nunca terminaré de comprender).


El susto se fue convirtiendo en disgusto según leía el capitulo dibujado por John Paul Leon, con un dibujo bueno pero una historia onírica fuera del tono que yo conocía de Scalped hasta ahora. Pero, como soy optimista, el disgusto acabo mutándose en gusto al llegar al verdadero alma de la serie, junto con su guionista, el dibujante R.M. Guerá. Sin ser un narrador consumado, el artista le tiene cogido el tranquillo al tono sucio y violento de la historia y vamos asistiendo como poco a poco va haciéndose más hábil, más sutil en la narración en comparación con los primeros números, recreándose en los momentos de dolor y reflexión o cuando hay niños de por medio donde al lector se le encoge el corazón irremediablemente.


El guionista vuelve a unificar la historia que en el segundo volumen se había dispersado con la presencia de varios personajes, ya que ahora todo se centra alrededor de dos salvajes crímenes, íntimamente relacionados y en los que el protagonista Caballo Terco sigue con ese peligroso doble juego, paseando su dolor, su soledad, frustración y su ira por todas las paginas del cómic.


El tono que esta dando Aaron a la historia cada vez va siendo más violento y amoral, no hay amor, no hay compasión, no hay risas, sólo odio, alcohol y mucha mierda. No hay personaje que se salve, y si lo hubo se lo han cargado; todos son unos bastardos, personajes que no se implican sentimentalmente porque en la reserva india no hay cabida para eso. La historia central acaba con un golpe de efecto, típico de este tándem, es decir, con un puñetazo en el estomago, sin piedad ninguna. Luego llega el ultimo capitulo, con un dibujo feísta como de esbozos, donde se presenta a un nuevo personaje que tendrá mucho que decir en la continuación de esta apasionante historia. La historia y el argumento siguen abiertos a nuevos números y lo que en un principio hacía que me disgustara, ahora parece ir encaminado a todo lo contrario y mientras atesoren esta calidad y la trama y los personajes me enganchen, no tendré reparos en que el equipo creativo alargue la serie cuanto haga falta, entendiéndose que no se perpetue ad aeternam, claro está.


En definitiva, un muy buen cómic, que recoge esa polvorienta tradición americana de historias al límite, donde la violencia es lo que es, la realidad del día a día, y mientras uno lo esta leyendo dan ganas de huir de esa porquería de reserva india y mandar a los personajes buenos (si es que los hay) a las islas Hawai o al Caribe a que tomen el sol desprecupados y sonrientes.


Toni (9)

2 comentarios:

sebelo2 dijo...

Comparto la mayor parte de tus impresiones apañero, y la verdad es que este ha sido el tomo del que más he disfrutado con la lectura. Parece que Aaron le ha cogido el punto a ciertos personajes y que tiene muy claro hacia dónde conducir la serie. Habrá que ver como sigue.
Saludetes,
Sergio

Nacho dijo...

Sé que hago mal, pero scalped es de esas series que desde su anuncio antes de publicar se me atravesó y no me llama en absoluto la atención.

Igual algún día me animo, pero de momento...

Saludos!