jueves, 26 de febrero de 2009

EX MACHINA vol.7: EX CÁTEDRA


Guión: Brian K.Vaughan

Dibujo: Tony Harris


Editorial: Norma


Formato: Rústica. 120 Páginas


Precio: 12€


Calificación: 8/10


Planteada desde un comienzo como una serie con un fin definido, el presente volumen de Ex Machina sirve como puente hacia la recta final de un cómic que encara este año su clausura en el número cincuenta. A aquellos que todavía no hayan sentido la curiosidad de acercarse a esta magnífica creación de Vaughan y Harris y se pregunten de qué narices va este tebeo va el siguiente corolario: Ex Machina nace en 2004 y desde un comienzo despunta como un cómic diferente de cuantos se pueden leer por aquellos momentos. Mezclando política y superhéroes, la serie gira en torno a Mitchell Hundred, un ingeniero que, a raiz de la explosión de un artefacto supuestamente alienígena, adquiere el poder de hablar con las máquinas, pudiendo ordenarles que hagan lo que él quiera. Tras una corta carrera como "La Gran Máquina" un superhéroe con reminiscencias a Rocketeer, Hundred, que impedirá el choque del United 175 contra la torre sur del World Trade Center, se pasará a la política, siendo elegido alcalde de Nueva York.

Con una cronología clarísima, y una narración que va alternando episodios de su etapa como La Gran Máquina con aquellos referidos a su estancia en la alcaldía, Vaughan va construyendo poco a poco una intriga política perfectamente hilvanada con la realidad de su país, sin que ello disminuya la intensidad, calidad o facilidad a la hora de aprehender y disfrutar con lo que se nos va contando. Además, como si de un experto dramaturgo se tratara, el escritor completa su magnífico fresco con un reparto de secundarios a cuál más carismático, entre los que destacan la jefa de policía, Amy Angotti; Bradbury, el mejor amigo de Hundred y su guardaespaldas personal o Kremlin, amigo de la familia del protagonista y el que le convenció para dedicarse a ser superhéroe.

Durante los veintinueve números que transcurren hasta el treinta que da comienzo a la lectura de este Ex Cátedra, la serie ha ido abundando tanto en la singularidad de los poderes de Hundred y la poca aceptación que estos y su papel de superhéroe tuvieron entre sus conciudadanos, como en la complicada tarea que la alcaldía (y todos los problemas derivados de ella) le van causando al protagonista (genial a este respecto el arco argumental dedicado al matrimonio entre homosexuales). Llegados a la treintena, Vaughan se saca de la manga una visita oficial del alcalde al Vaticano, excusa que el escritor aprovecha para analizar de forma brillante las ramificaciones religiosas inherentes al Ex Machina del título (que proviene del Deus Ex Machina latino, y que hace referencia a cuando se usa una figura externa para resolver una historia sin que tenga que ver con la lógica de la misma).

Y no, no nos hemos olvidado de la otra mitad del tebeo, puesto que Ex Machina no sería el mismo sin Tony Harris a los lápices. Con ese nuevo estilo basado en referencias fotográficas que el autor ha ido desarrollando desde el 2003, lo que el trabajo de Harris aporta a la lectura está directamente derivado del realismo con el que Vaughan trata el guión y los diálogos, y aunque es inevitable apreciar cierta estaticidad en muchas de las viñetas, la línea clara y definida con la que el dibujante va caracterizando a todos y cada uno de los personajes hace que, llegado el momento, sus carencias narrativas se ignoren por completo.

Ex Machina no llegará por poco a los niveles de excelencia de Y: The Last Man, pero como producto atípico fuera de lo que se puede encontrar en los cómics de superhéroes, sus múltiples capas y la gran cantidad de diferentes lecturas que pueden ir extrayéndose lo colocan en una posición privilegiada tanto dentro de la producción de Vaughan como en lo que DC y Wildstorm pueden ofrecer en la actualidad.

Sergio Benítez (113)

7 comentarios:

jose maria dijo...

Ves como no era tan dificil meter pijamismo de vez en cuando?

Viva Vaughan!!!!!!

AH, sí, y peaso de recomicdación, Sergio.

Sigo sin explicarme de donde sacáis el dinero o el tiempo para hacer 5 recomicdaciones a la semana... pero OLE!

Un abrazo.

sebelo2 dijo...

Bueno, esto pijamismo 100% como que no es, ¿no?.
En cuanto al tiempo y al dinero. Lo primero de donde se puede, lo segundo...eso es más difícil de explicar, aunque básicamente quedaría justificado con un "deje mis otros vicios hace tiempo". ¿Cuela? ;P.
Un abrazo Jose,
Sergio

jose maria dijo...

Coño, pijamismo, pijamismo...

Lllevas razón, pero es que, cd me acuerdo del número de flashback de mitchel intentando coger a una de las personas que ha saltado de la primera torre...

Se me ponen los pelos de punta...

Un abrazo

sebelo2 dijo...

Momentazo comiquero donde los haya. Esta serie se guarda unos cuantos, pero como ese, ninguno.
Saludetes Jose,
Sergio

Caracrater dijo...

Yo tambien deje mis vicios por algun lado hace tiempo pero hay un refran tan certero como cierto y es aquel de "La cabra siempre tira para el monte"
A la vuelta de cualuquier esquina me los puedo encontrar.
Yo me he comprado el último que han sacado de Y: el último hombre. Mi pregunta es si con este se cierra la saga definitivamente o no?
Gracias y saludos.

sebelo2 dijo...

Si el último es Whys and Wherefores (o como lo hayan traducido aquí), la respuesta es sí, ahí acaba esa obra maestra del noveno arte que para alivio de Jose, saldrá recomicdada por aquí el próximo mes.
Saludetes Toni,
Sergio

Caracrater dijo...

Me esperare pues a la reseña de Yorick: the last man para lanzar mi opinión.
Saludos.