lunes, 2 de marzo de 2009

GIVE ME LIBERTY

Este viernes se estrena (¡por fin!) Watchmen. Y como ya es tradición en este blog, vamos a dedicar toda la semana a reCÓMICdar obras de sus dos autores, Alan Moore y Dave Gibbons, ya sea juntos o por separado, e incluso en la doble labor de Gibbons como dibujante y guionista. Sin más comenzamos por uno de los tebeos más representativos del dibujante datado a principios de los noventa. Que ustedes lo disfruten y...

¡Nuff Said!


Guión: Frank Miller

Dibujo: Dave Gibbons


Editorial: Norma


Formato: Cartoné. 208 Páginas

Precio: 18€


Calificación: 9/10


EXAMEN PRESIDENCIAL

Marque la respuesta que crea correcta, desarrolllando aquellas que crea necesario.

¿Qué Presidente abolió la 22ª Enmienda de la Constitución?

[A] El Presidente Rexall

[B] El Presidente Hoover

[C] El Presidente Jefferson

¿Cómo elaboraría usted una recomicdación de Give Me Liberty?.

[A] Economía de crisis.
Gran tebeo dibujado por Dave Gibbons en su mejor momento y un Frank Miller al que, gracias a Dios, no le da por desbarrar.

[B]. Con tufillo intelectual.
Miller se envuelve en un manto nostradámico para ofrecernos una visión pseudo-apocalíptica de un futuro distópico con resonancias contemporáneas en el que se ven reflejadas ciertas realidades actuales (con mesiánicos presidentes incluidos) que Gibbons, con su habitual presteza y psicotropía detallista, dota de un inusitado carácter de tebeo-más-allá-del-tebeo, deshaciéndose al tiempo de su atávica rigidez.

[C]. Al estilo bloggero.
Como quiera que ya coleccionaba cómics de forma más o menos "seria" cuando se publicó esta obra por primera vez en nuestro país (si la memoria no me falla, un año después de su edición norteamericana, fechada en 1990) el recuerdo de Give Me Liberty quedaba lejano en el tiempo. Un agradable rescoldo de lo que su lectura había supuesto, y la clara impresión de que se trataba de uno de los mejores trabajos que le había leído a Gibbons en cuanto a dibujo, la decisión de incluir este tebeo en el especial que ahora arranca era la más clara de entre las cuatro obras que acompañarían a Watchmen, aunque tan sólo fuera por volver a leerla después de tantos años, algo a lo que este blog ya ha ayudado en varias ocasiones con otros olvidados tebeos.

Y la impresión de la relectura no podría ser mejor. Cuando Miller y Gibbons unen sus esfuerzos en la creación de Give Me Liberty ambos son autores consagrados. El primero por sus míticos trabajos en Daredevil o El Regreso del Señor de la Noche; el segundo, cómo no, por Watchmen. La fusión de sus personalidades artísticas tiene lugar en una historia de ciencia-ficción con tintes políticos que, publicada por Dark Horse, jamás hubiera encontrado su lugar en alguna de las majors por aquel entonces debido a lo "fuerte" de su contenido: sin cortarse lo más mínimo, Miller, con la irreverencia de su personalidad totalmente asumida, carga las tintas del relato de Give Me Liberty en ironizar, ora de forma sutil, ora de manera directa, contra la forma de gobierno norteamericana, las políticas exteriores expansionistas y monopolizadoras de su país, la figura del presidente y el poder que ella conlleva, las grandes compañías (aquí representadas por las hamburgueseras) e incluso, la famosa "Guerra de las Galaxias" del presidente Reagan, que había abandonado el despacho oval sólo dos años antes de la publicación del tebeo.

Para mayor pundonor, Miller efectúa este singular repaso a través de los ojos de una mujer de color nacida en una suerte de ghetto y que encontrará su redención en los PAX, un cuerpo pacificador militar motor de la narración. El tomar como protagonista a una de las minorías raciales más castigadas por la historia de norteamérica no es casual y Miller lo sabe, sirviendo el hecho de que la protagonista sea negra como amplificador de las diversas ramificaciones y reverberaciones de una historia en la que el creador de Sin City abunda con ciertos recursos que ya habían sido explorados por ejemplo, en Watchmen. Así, no debe resultar extraño para el lector encontrar páginas de ficticias revistas que inciden, ya en contar un sesgo de la vida de uno de los dos presidentes que aparecen en el tebeo, ya en dibujar la situación geo-política en la que queda sumida la nación americana cuando se declara una guerra civil, ya en mostrar anuncios de neumáticas mujeres que se rebelan contra su creador.

Y si bien lo escrito por Miller tiene una fuerza y empaque indudable, no es menos cierto que la compacidad final de Give Me Liberty es debida a la excelsa labor de un Gibbons que toca techo con el dibujo que aquí podemos contemplar: con su característico estilo, pero deshaciéndose de la rigidez de formas que hasta entonces se le podía haber visto en cualquiera de sus obras, Gibbons se explaya a placer en unas páginas narradas con virtuosismo y secuenciadas con engranajes perfectamente engrasados que le permiten pasar de las múltiples viñetas a las splash-pages sin que el incesante ritmo de la lectura se resienta un ápice.

Ligados mediante una fuerte inercia y una trabazón indisoluble, los trabajos de Miller y Gibbons para Give Me Liberty concretan un tebeo que no sólo sirve como espejo a la realidad social de una época y un lugar (la América de principios de los noventa) ya que sus postulados, despojados de todos los adornos propios del medio, siguen manteniendo su carácter de rabiosa actualidad; y es eso, a la postre, lo que sigue haciendo grande a esta magnífica lectura.

Sergio Benítez (115)

8 comentarios:

alberthor dijo...

Totalmente de acuerdo, este cómic me pareció una pasada y sobre todo me encanta la atmósfera caótica que es capaz de crear Miller en el guión y Gibbons al dibujo. La historia (gustos apartes) le salió bastante redonda y curiosa, así que se agradece que ni siquiera se haya hecho mención de las continuaciones, las cuales me parecen nefastas y cada vez peor. Son tan malas que la última, que aún no se ha publicado, no pienso ni ojearla por mucho que prometa el título.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Yo de las continuaciones sólo lei Martha Washington Goes to War, y la verdad es que ni me acuerdo de lo que iba. Me quedo de lejos, obviamente, con este Give Me Liberty.
Saludetes Alberthor,
Sergio

Anónimo dijo...

Creo que en América acaban de sacar un absolute con todo el material de Martha Washington. Supongo que es cuestión de meses que Norma se decida a publicarlo...

sebelo2 dijo...

Pues por mi como si se lo ahorran, aunque, como bien dices, será inevitable su publicación.
Saludetes anónimos,
Sergio

Ali dijo...

Buen cómic.Vemos a Martha crecer sola y aprender por la vía rápida (y dura).Mola la relación con su superior.Menudo hijo de...Dan ganas de retorcerle el cuello o de abrirle en canal

¿Una semana dedicada a cómics de Moore y Gibbons?.¿Y de guinda,Watchmen? aguardaré impaciente que tebeos recomicdáis.

Saludetes

sebelo2 dijo...

Pues sí,una semanita entera, esperamos que la selección que hemos hecho sea de vuestro agrado ya que para nosotros ha sido un gustazo el escribirla.
Y a Moretti no te digo yo lo que habría que hacerle, eso se lo dejo a Rorschach, que seguro que lo hace mejor ;P.
Saludetes Ali,
Sergio

jose maria dijo...

Coincido totalmente, Sergio, conforme les dió por continuar la historia, se la fueron cargando (alguien ha dicho DK2?), pero este Give me Liberty está bastante bien, y de hecho, voy a aprovechar la recomicdación para desempolvarlo y volverlo a leer.

Un abrazo grande, como tu reseña.

sebelo2 dijo...

No me tires de la lengua, no me tires de la lengua, que lo de DK2 es un mojón de proporciones cataclísmicas. Yo fue leerlo y forzar a mi cerebro para que lo borrara....¡menuda fumada!.
Saludetes Jose,
Sergio