martes, 4 de noviembre de 2008

FAKER

Guión: Mike Carey

Dibujo: Jock

Editorial: Planeta DeAgostini

Formato: TPB 160 Páginas

Precio: 11,95 €

Calificación: 8/10

Vaya ante todo un pequeño apunte: siento una especial debilidad con los dos autores de esta obra. Una vez hecha la aclaración de turno pasemos a analizar este tebeo de misterio, terror psicológico, thriller y un buen montón más de referencias que hacen de él una muy buena lectura.

Cuando salió el listado de novedades para el Salón del Manga de Granada y mi compañero de blog vio que se publicaba este Faker inmediatamente pensó en que debía ser yo el que escribiera la reseña. No es ningún secreto que considero a Jock uno de los dibujantes más interesantes del actual panorama comiquero y de sobra es sabido que entre bomberos no hay que pisarse las mangueras, así que…

Haciendo un poco de memoria no recuerdo que Mike Carey haya metido la pata en ninguno de los comics que le he leido. Siempre han sido trabajos de una corrección mayúscula: Lucifer, Ultimate X-Men, Hellblazer, Neverwhere o sus más recientes números de X-Men. Faker contaba, por tanto, con un guionista bastante competente y con un ilustrador de aúpa, por lo que todo indicaba a que este comic iba a ser de los buenos. Pues mira tú por donde que es mucho más que bueno.

La premisa inicial es de esas que llaman la atención bastante. Durante una fiesta universitaria, o lo que es lo mismo, bacanal de sexo, drogas y alcohol, un grupo de compañeros se reencuentran para celebrar el inicio de curso. La resaca del día siguiente trae consigo una sorpresa. Un tipo del que no existe evidencia alguna de su existencia pero que este grupo de amigos parece conocerlo de toda la vida. Y hasta aquí puedo leer. Lo que sigue a esta estupenda idea es una sucesión de giros argumentales impregnados de altas dosis de misterio. Pero misterio del bueno ¿eh?, del que te eriza los pelillos del cogote. Resulta bastante difícil transmitir esta sensación de intriga malsana en un medio como es el tebeístico, a bote pronto se me ocurre La Cosa Del Pantano de Moore o algunos números de Hellblazer. Faker consigue esa sensación de ansiedad desconcertante que te invade cuando ves el final de un buen capitulo de Perdidos o de alguna de las películas de Shyamalan. (La página final es para quitarse el sombrero)

De Jock tampoco voy a decir mucho más de lo que ya dije en la recomicdación de Los Perdedores, genio absoluto. Sí es cierto que no usa un estilo fácil de digerir pero su forma de narrar es sencillamente espectacular. Y me vuelvo a repetir al alabar su capacidad para hacer unas grandísimas portadas, con un estilo fácilmente reconocible.

Resumiendo, gran lectura la de este Faker. Los que busquen una historia de tintes fantásticos ya saben que tienen una cita con su librería habitual, más concretamente en la balda donde coloquen los tomos de Vertigo. Una vez que lleguen a sus casas pongan una buena banda sonora, iluminen la habitación lo justo para poder leer las viñetas y hagan acopio de botellas de agua mineral. Ya me lo agradecerán.

Marione (29)

7 comentarios:

Beat dijo...

¿Sabes si es una historia cerrada o es una serie abierta? Si es cerrada,seguramente me la pille.
Gracias!

sebelo2 dijo...

Pues yo creo que es cerrada, pero que te lo diga Mario, que yo aún no me la he leído.
Saludetes
Sergio

PAblo dijo...

A mí el planteamiento me ha parecido muy interesante por lo que es bastate probable que me haga con él.

Ya os contaré.

Impacientes Saludos.

sebelo2 dijo...

Eso, cuéntanos, cuéntanos ;).
Saludetes
Sergio

Marione dijo...

Pues vayamos por partes.

Sí, es una historia cerrada. Así que comprando este tomo, a otra cosa mariposa.

Y en cuanto al planetamiento, pues sí, es bastante interesantón. Es como estar viendo una peli de intriga de las buenas. Los tres primeros números te los lees con muy mal cuerpo. Despues empiezan a dar respuestas.

Una sorpresa bastante grata, la verdad.

Saludos.

beat dijo...

decidido!!que no están los tiempos como para ir tirando el dinero
Muchas gracias...de nuevo

sebelo2 dijo...

Pues muchas de nadas, para eso estamos.
Saludetes
Sergio