lunes, 28 de diciembre de 2009

UMPA-PÁ



Guión: Renée Goscinny

Dibujo: Albert Uderzo

Editorial: Akal

Formato: 5 Álbumes Cartoné. 32 Páginas c/u

Calificación: 7/10

Resulta muy común que cuando a uno le preguntan por la obra de un artista determinado (ya sea actor, director, escritor, compositor, pintor, escultor o dibujante de cómics) casi siempre nuestra memoria acuda a citar primero aquellos nombres que a lo largo de los años perviven de forma más indeleble. Así, podríamos someternos a un simple ejercicio. Si yo digo Goya, un alto porcentaje de vosotros habrá pensado sí o sí en La Maja Desnuda. Si digo Shakespeare, la cosa estará entre Romeo y Julieta o Hamlet. A la voz de Tchaikovski muchos pensaréis en El Lago de los Cisnes. Si es Miguel Ángel a quien nombro, La Capilla Sixtina o el David serían las primeras elecciones. Y así podríamos seguir hasta el infinito: Orson Welles - Ciudadano Kane; Steven Spielberg - E.T/Tiburón/Indiana Jones; Pink Floyd - The Wall; Michael Jackson - Thriller; Sean Connery - James Bond; Will Eisner - Spirit; Garth Ennis - Predicador y un interminable etcétera. Tan curiosa forma de recordar tiene un claro efecto secundario, el dejar de lado las otras muchas obras que el artista en cuestión hiciera o haya hecho a lo largo de su carrera. Y aquí es donde entra en juego la recomicdación de hoy, ya que con sólo oir Goscinny y Uderzo uno piensa en Astérix, dando casi por hecho que fue el único (y magistral) trabajo en el que los dos autores se vieron implicados, cuando en realidad no fue así.

El tándem Goscinny-Uderzo se formó en 1954 cuando ambos autores se unieron para crear Luc Junior. Después vendría Benjamin et Benjamine y, en 1958, nacería Umpa-Pá (Oumpah-Pah en su versión original), un indio piel roja cuyas aventuras se publicarían en la revista Tintín durante un único año, ya que en 1959 nacería el personaje que llevaría a ambos a la gloria comiquera. Con tan corta trayectoria, y siendo el inmediato predecesor del bigotudo galo, es normal que Umpa-Pá haya tenido tan poco reconocimiento con el paso de los años. Tanto es así, que mientras las aventuras de Astérix siempre han ido conociendo sucesivas reediciones, de este simpático indio y su compañero de fatigas sólo existen en España dos ediciones: la primera de Bruguera, en tapa blanda (y que la editorial sacó bajo el sello Super Bravo) y la que hoy nos ocupa, publicada por Akal en 1990 en cinco álbumes en tapa dura.

Y la verdad es que el haber sido editada así, en cinco volúmenes separados, resulta bastante llamativo cuando estos se leen uno tras otro: no hay en Umpa-Pá la diferenciación de argumentos tan radical como la que los autores desarrollarán en Astérix, contando una historia que, si no fuera por la típica viñeta final, podría pensarse que fue concebida como unida. En Umpa-Pá, Goscinny y Uderzo nos narran el encuentro del indio y su excéntrica tribu con Humberto (caballero de la pasta de Hojaldre para más señas), un francés de refinadas maneras que junto con una expedición de compatriotas se aventura en las salvajes tierras norteamericanas. Haciendo gala del envidable ritmo y sentido del humor que le conoceríamos después en Astérix, tanto en los gags físicos como en los ocurrentes nombres (hilarantes aquellos de los prusianos), los franceses concretan con Umpa-Pá una serie muy divertida en la que el dibujo de Uderzo ya ha alcanzado su pleno potencial, dando ambos con unos personajes la mar de carismáticos que, aunque no lleguen a la altura de los irreductibles galos, poco tienen que envidiarles. Cinco volúmenes en definitiva por los que no han pasado los años (y han sido ya cincuenta) y que piden a gritos una reedición en condiciones en un integral como Dios manda.

Sergio Benítez ha hablado (338)

5 comentarios:

Nacho dijo...

Magistral la obra que hoy comentas, lamentablemente ninguneada por su hermanastro galo y de breve vida, pero muy divertida y entretenida.

Hace tiempo hablé de ella en uno de los blogs por los que he pasado, pero no vamos a caer en el rastrerismo de colgar aquí el enlace. Hay que ser más rastrero aún, quien quiera leerlo que lo busque...

Y si genial me parece la obra, y buena la recomicdación, ésa despedida ya es para enmarcarla (para los que la entendemos, claro)

Nacho-que-ha-tenido-varios-blogs-pero-ahora-tiene-uno-solo ha hablado!

sebelo2 dijo...

Sólo decir que si Umpa-Pá hubiera seguido quizás habría llegado a tener tanta fama como Astérix, porque material había para que así hubiera sido.
Ah!, y agradecer desde aquí a mi buen amigo Óscar el haberme dado la oportunidad de volver a leer la serie después de tantísimos años.
Sergio-el-recomicdador-compulsivo ha hablado!

Toni dijo...

Que recuerdos Umpa-pá....que se difuminan en lo mas brumoso del agujero de la memoria....
Toni tambien ha hablado.

Marione dijo...

No he hablado

Señor Werty dijo...

Creo recordar que en España lo publicaban en la revista spirou ¿puede ser?

sau2