sábado, 18 de octubre de 2008

TRUE STORY SWEAR to GOD ARCHIVES vol.1

Guión y Dibujo: Tom Beland

Editorial: Image

Formato: TPB. 528 Páginas

Precio: $19.99

Calificación: 10/10

Desde que Gran Hermano viera la luz en España hace ya diez años, casi todas las televisiones se han afanado en ofrecer al público su dosis de "realidad" diaria a través de las vivencias de gentes de la calle que se ha ido sometiendo a los más variopintos experimentos: desde El Autobús a Supervivientes, pasando por Operación Triunfo u Hotel Glam, muchos han sido los programas que han ido ofreciendo año tras año una suerte de escapismo enfermizo a un público que cada vez es más mayoritario. Obviando la pregunta de qué narices saca la gente en claro tras ver un programa como Gran Hermano, lo que más llama la atención de cualquiera de los formatos anteriores es su falsedad. Supongo que si alguna vez se han asomado a cualquiera de ellos (tranquilos, todos lo hemos hecho) habrán experimentado esa sensación de que todo está de algún modo dirigido y pre-acordado antes de emitirse. Tal carencia de honestidad, bastante alarmante, pero fiel reflejo de una sociedad que prefiere el falso elogio a la sinceridad, no la encontrarán en True Story Swear to God.

¿Acaso pretendo comparar con el párrafo anterior la serie de cómics a uno de esos nefastos reality shows?. NO, pero si quiero apuntar la similitud de partida que existe entre ambos ya que el tebeo escrito y dibujado por Tom Beland supone asomarse a la vida de una persona desconocida, eso sí, de una forma mucho más cercana que lo que nunca podrán llegar a ofrecernos en la caja tonta.

True Story Swear to God nace como tira de prensa en el diario en el que Beland trabajaba en su ciudad natal, Napa, en el valle de los viñedos de California; teniendo desde sus comienzos una clara vocación autobiográfica, mostrando Beland sin pudor todo aquello que le iba ocurriendo día tras día, y aderezando el invento con un humor fuera de serie (todavía se puede encontrar en ciertas tiendas online un tomo editado por AIT/Planet Lair con 100 tiras de las publicadas en el rotativo). Un azar del destino, que puso en el camino de Beland la posibilidad de ir a Disneyworld a cubrir un evento en lugar de uno de sus compañeros, cambiaría su vida para siempre. Allí conoce a Lily, una portorriqueña pelirroja de la que caerá perdidamente enamorado. Y es precisamente en este momento de su vida cuando Beland arranca True Story...la serie de cómics.

Inicialmente autoeditado, True Story... avanza con una periodicidad irregular hasta llegar al número diecisiete, momento en el que Beland muda su criatura a Image. Y es precisamente esta última la que edita en un grueso tomo toda la etapa independiente de la serie. En las más de quinientas páginas (impresas en ese papel de listín telefónico al que hacía referencia Mario cuando hablaba de Cerebus) iremos conociendo poco a poco a Tom y a Lily, así como a todos los familiares y amigos de ambos que juegan un papel importante en su vida. Lo curioso de todo este genial y brillante experimento es atisbar la universalidad de muchas de las cosas que en ocasiones creemos que sólo podemos estar viviendo nosotros.

Con esa honestidad que caracteriza a la serie desde la primera página, Beland no tiene reparos en ir repasando todos los acontecimientos que van sucediéndose alrededor de su relación con Lily, tanto a nivel sentimental, como a nivel físico (en incluso sexual). Pero lejos de resultar chocante o de sentirnos incómodos con según qué situaciones, Beland consigue obrar una extraña magia con su serie, y la lectura de cada nuevo ejemplar es como quedar con un viejo amigo que tiene cosas nuevas que contarte. Sabiendo que detrás de la simpleza con la que el dibujante los retrata existen seres humanos reales y tridimensionales, es imposible no coger cariño a personaj...personas tan entrañables como Joe, el hermano de Tom; Roque, el bonachón compañero de la radio donde trabaja Lily o Tiana, la dicharachera sobrina de esta.

El nivel de implicación que ello genera entre lector y tebeo es de un carácter tan único que el disfrute de cada número es de una intensidad inusitada, sobre todo para un medio tan denostado como el de los cómics. Así, no es nada sorprendente que durante la lectura de cualquiera de sus ejemplares suframos, lloremos, riamos o nos alegremos enormemente con los acontecimientos que envuelven la vida de Beland. El relato continuado de esas situaciones del día a día (algunas, otras son totalmente únicas) hacen que mientras estás leyendo te encuentres (como decía Tom Hanks en Algo Para Recordar) "como en casa".

Podría seguir durante muchos párrafos hablando sobre True Story... y las emociones que me ha hecho sentir, y probablemente me dejaría algo en el tintero. Si la experiencia de leer un cómic o un buen libro es algo muy personal, en el caso de True Story... lo es a una escala tan brutal que lo único que me resta es recomicdar encarecidamente la adquisición del volumen editado por Image. No os arrepentiréis.

Sergio Benítez (40)

4 comentarios:

Angux dijo...

10 sobre 10.
Ante esto solo puedo decir que espero que sea editado por aquí.
Un saludo.

sebelo2 dijo...

Pues sí, no hay mucho más que decir ;). No se si Norma o Planeta se lanzarán a editarla, pero si lo hacen no dudes en pillártela. Magna obra donde las haya.
Saludetes Angux,
Sergio

jose maria dijo...

Vale, lo acabo de pedir (por 13.99€ por cierto, baratito)nada mas leer la crítica...

Que conste que vuelvo a confiar en el espiritu recomicdador del blog, y en ese 10 sobre 10...

Como no me guste, más violencia de la que os había prometido...

Un abrazo

sebelo2 dijo...

Hace usted bien Don José. Te aseguro que no te arrepentirás, y sino, pregúntale a Mario, al que le regalé los dos tomos que inicialmente editaron este mismo material, y le encanto.
Un abrazo sin violencia ;).
Sergio