martes, 21 de octubre de 2008

GREEN LANTERN: NO FEAR HC

Guión: Geoff Johns

Dibujo: Pacheco, Van Sciver & Bianchi

Editorial: DC

Formato: Hardcover. 176 Páginas

Precio: $24.99

Calificación: 7/10


Más allá de Superman, Batman, Wonder Woman, Spider-man, Hulk o el Capitán América, si hubo un superhéroe que supo atrapar mi imaginación como ningún otro en los años de mi infancia ese fue Linterna Verde. Quizás porque fuera un simple humano (sí, ya se que Batman también lo es) al que la casualidad le daba un arma poderosísima. Quizás porque eso de poder crear de la nada lo que su mente fuera capaz de concebir. Fuera lo que fuera, Linterna Verde molaba. Pero no cualquier Linterna Verde, sino el original, Hal Jordan. Vale que a mediados de los ochenta (y en su posterior relectura) me lo pasara muy bien con el cafre de Guy Gardner. Y que Kyle Rayner o John Stewart no fueran malos sucesores. Pero para mi sólo sigue existiendo un Green Lantern.

Ello explica que hasta que se anunció su regreso tras los inventos de Parallax y de convertir a Jordan en el Espectro (sic), no me hubiera acercado a la compra de las diferentes encarnaciones del personaje. Pero con la vuelta del Linterna Verde original de la mano de Geoff Johns y Carlos Pacheco, pocas excusas me quedaban para seguir evitando que la colección formara parte de mis estanterías.

Con este Green Lantern: No Fear, continuamos el repaso a toda la (magnífica) etapa de Johns al frente de una colección que el guionista ha sabido relanzar con una fuerza y solidez de esas que escasean, hasta devolver al personaje toda la gloria perdida y situarlo en el lugar que merece en el panteón del Universo DC. No Fear sirve a Johns para mostrarnos el regreso de Hal Jordan al mundo de los vivos al tiempo que va sentando las bases de lo que será, primero la Venganza de los Linternas Verdes, después las Guerras de las Sinestro Corps. Demostrando un conocimiento exhaustivo de la mitología del personaje, Johns alterna en las páginas de No Fear los diversos encuentros que mantiene Hal con protagonistas de su pasado (su hermano, antiguos compañeros o superiores de la base militar) con los enfrentamientos que le llevan a protagonizar espectaculares batallas contra dos Manhunters (originalmente creados por los Oanianos, la raza que fundó el cuerpo de Linternas Verdes) o Black Hand, y lizas intelectuales contra otro de los villanos más recurrentes de su galería, el científico Hector Hammond. En uno y otro aspecto, Johns establece desde la primera página a un protagonista que todavía mira su pasado con recelo, pero que al mismo tiempo intenta asentar un futuro que le devuelva cierta estabilidad.

Pero si la labor del guionista se podría definir como sólida y muy regular (en el sentido más positivo del término), no se puede decir lo mismo del baile de dibujantes que se pasea por las páginas del tomo. Empezamos con un estupendo Darwyn Cooke, que cuaja una historia de similar corte a su celebrada New Frontier. Pasamos a un Carlos Pacheco que luce su talento a ratos, mostrándose espectacular en las batallas contra los Manhunters, pero carente de garra cuando se trata de plasmar en imágenes las "secuencias" de diálogos . Ahora bien, dejando la corrección de un Simone Bianchi que todavía no llega a la espectacularidad de posteriores trabajos, el que se lleva la palma negativa del encuentro es Ethan Van Sciver (como ya adelantaba Mario en su reseña de Rebirth). El dibujante, que ya dio muestras de su dudoso talento en los New X-Men de Morrison, es, al parecer del que esto suscribe, uno de los peores artistas que pulula por DC en los últimos tiempos. Su trazo feista, carente de proporciones y sentido de la narrativa estropea de forma drástica el nivel del resto de la lectura, dando ganas incluso de saltarse los dos números por él dibujados (cosa imposible si uno quiere enterarse de ciertos detalles, claro está).

Como arranque de una colección que después ha dado mucho más de sí, los números incluidos en este No Fear son un gran ejemplo de lo bien que se pueden hacer las cosas si se tratan con el cariño y la devoción con los que Johns escribe a Hal Jordan...seguiremos informando desde este rincón del Sector Espacial 2814.

Sergio Benítez (42)

2 comentarios:

jose maria dijo...

Si estoooooo....

Nadie postea al gran Sr Johns?

Bueno, pero para que conste, y por empezar con la polémica, ahí van 2 notas:

1.- Me encanta su forma de escribir. Ya sea en Flash, los titanes, superman, etc. Sabe como meter subtramas, llevar a los personajes donde quiere, y conseguir sorprender cada número (nada fácil).

2.- No me ha gustado su Grren Lantern, y no he pasado del primer TP... Ohhhhh....

Qué le falta en esta ocasión? Querría pensar que es el personaje, al que leo muy de vez en cuando, pero con los titanes, no los leía desde pérez, y conecté rápidamente...

El dibujo? Pues tampoco, porque pacheco fue una de las primeras opciones para comprar el tomo...

Entonces? Pues creo que, en este caso (y sólo en este caso) me parece que la historia avanza muy, muy, despacio (... atrás sergio, atrás!!!). tarda casi 3 números en contarnos el nuevo status del protagonista, como ha cambiado la ciudad, etc. E incluso la subtrama (Manhunters? A estas alturas?) avanza muy lentamente...

El remate, la última historia del tomo, con ese "maloso" de batman de los 70...

Mira que tengo ganas de pillarme el resto, con todas las sagas que ha ido encadenando(sinestro corps, blackest night)... pero me da una pereza...

sebelo2 dijo...

A mi me pasó algo parecido la primera vez que lo leí. Sobre todo por el puñetero baile de dibujantes (y por ese HORRIBLE Van Sciver). Pero lo cierto es que una segunda lectura, conjunta con el resto de tomos gana muchísimo.
Y fijate tú, que a mi con los Titanes me pasó al reves, intenté volver a engancharme, y ná de ná.
Saludetes
Sergio