martes, 3 de noviembre de 2009

IRON MAN: EXTREMIS

Guión: Warren Ellis

Dibujo: Adi Granov

Editorial: Panini

Formato: Libro Cartoné. 144 Páginas

Precio: 16€

Calificación: 8/10

Poco o nada me ha gustado desde siempre Iron Man. Ni siquiera en mi época pijamista, cuando le tiraba los tejos a todo aquello que procedía de los universos de DC o Marvel, el hombre de hojalata me llamaba la atención. No sé si era el hecho de que no fuera un realmente un superhéroe, o más bien el que, por mucho que los guionistas que de él se hicieron cargo quisieran, fuera uno de segunda. Tanto es así que, si mi memoria no me falla, creo que este Extremis es la primera lectura que hago de un cómic del personaje, aunque ello no implique que no esté familiarizado con su historia, algo inevitable si se han leído durante muchos años diversas colecciones marvelitas con Los Vengadores entre ellas. ¿Y qué es lo que me ha llevado a decidirme ahora, cuando ya ni siquiera me atraen los tebeos "pijamistas"?. Pues un nombre, el de Warren Ellis, un autor al que hasta ahora he seguido con sumo interés y que rara ha sido la vez que me ha decepcionado.

Que un escritor tan personal como Ellis se atreviera a meterle mano a un personaje como Iron Man tiene hasta cierta lógica. Cualquiera que se haya acercado alguna vez a una serie escrita por el inglés se habrá dado cuenta de la desaforada pasión que el guionista ha demostrado una y otra vez hacia la tecnología de punta, estando siempre al día de los más recientes avances en las muchas ramas de la ciencia e incluyendo todo ello en sus tebeos, que siempre quedan caracterizados por esa jerga técnica que, al menos a título personal, deja maravillado. Así, no es de extrañar que Ellis utilice este primer arco de la nueva encarnación de la serie para redefinir al personaje como sólo él sabe hacerlo: con la premisa argumental de tener que luchar contra un individuo que ha sido genéticamente mejorado con un virus inteligente llamado Extremis (una especie de variante del suero del supersoldado que otorga poderes increíbles), el escritor coge a Tony Stark, lo vuelve del revés y termina, por fin, haciendo lo que nadie se había atrevido a hacer hasta ahora, lo convierte en un superhéroe en la acepción más ceñida de la palabra, o sea, dándole poderes de verdad más allá de su armadura.

Tan arriesgada apuesta le sale al inglés redonda, y los seis números incluídos en la edición de Panini (estupenda como siempre, aunque quizás innecesaria existiendo ya como existía una en rústica) son una auténtica gozada en todos los sentidos. En lo que al guión respecta, Extremis nos ofrece a un Ellis en plena forma que sabe como dotar de veracidad hasta a la frase más imposible, ofreciéndonos todo un recital de su mejor hacer, teniendo en consideración que es este un tebeo de encargo (o alimenticio si se prefiere) y no un proyecto personal como Planetary. En el apartado gráfico el bosnio Adi Granov resulta no una, sino LA elección perfecta para lo que Ellis pretende mostrar. Su estilo hiperrealista, que muchas veces nos lleva a mirar en más de una ocasión una misma viñeta para cerciorarnos que no es una foto, intenta huir lo máximo posible de la estaticidad que siempre se asocia con este tipo de trazado, haciendo gala de una narrativa muy dinámica y perfectamente planificada, como demuestran las diversas secuencias de peleas que quedan esparcidas por la acción (atención a aquella del primer ataque de Extremis, alternada con una conversación entre Tony y otros dos personajes). Una pena que su proverbial lentitud no le sirva a Marvel para mucho más que portadista mensual, porque con el talento que derrocha en cada página uno no puede dejar de pensar en muchas de las colecciones de las que podría hacerse cargo.

Sergio Benítez (306)

5 comentarios:

Nacho dijo...

Cuando un servidor era un joven y tierno mozalbete alucinaba con la etapa de Michieline y Layton en el cabeza de lata, allá en los inicios de la serie en grapa que sacó Forum por aquélla época. Grabada a fuego en el inconsciente quedó la historia en que se iba con Muerte a Camelot...

Pero lo cierto es que tampoco es un personaje al que haya seguido o me haya interesado en él. Si te miras su ficha en la wiki es acojonante el listado de putadas que le han gastado, volviendo siempre a su estado primigenio (como suele ocurrir en todos los heroes pijamistas), además de tener casi tantos cambios de uniforme (o armadura) como su apañera vengadora La Avispa...

De todas formas no te opino de éste tomete ya que no me lo he leído.

Saludos!

Goku_Junior dijo...

Yo estoy igual que tu, nunca me ha atraido este personaje y sobretodo despues de Civil War ya es que lo odiaba a muerte pero despues de leer la saga "El más buscado del mundo" me han entrado ganas de leer más cosas del cabeza de lata.

Además el dibujante de este tomo es genial, nada más que por el dibujo seguro que merece la pena leerlo.

Mythos dijo...

El tomo en sí no esta mal aunque tampoco es nada del otro Jueves. Se nota que Warren Ellis lo hizo con la ley del mínimo esfuerzo y aún asi le salió algo interesante. Ahora son cambios en el personaje que en la serie actual ya no están presentes (etapa a destacar por cierto). La novedad de esta historia es un flor de un día como siempre. Lo que menos me convencen de todo es Adi Granov que me parece que tiene un estilo bastante especial pero de muy pobres resultados.

sebelo2 dijo...

Pues ya lo digo en la reseña, pero vamos, que por no haber leído nada del personaje ni siquiera la etapa de Michieline y Layton (que ya conocía)cayó en su momento. Y es que cuando un personaje no te hace tilín, pues pasas de él por mucho que te lo vendan.
Y lamentable eso que comentas Mythos, de que se hayan cargado en la continuidad una idea tan cojonuda como la que Ellis expone aquí, pero en fin, es lo esperable de Marvel, ¿o no?.
Saludetes a todos,
Sergio

Jose dijo...

Pues sin ser un fan de iron man, la lectura es de lo mas entretenida, hay que reconocerlo.

Yo me lo lei de un amigo, que me lo pasó, pero estoy desenado pillarme la edición de Panini...

O de que alguien me la regale ;)

Saludos,