martes, 3 de noviembre de 2009

SUPERLÓPEZ vols. 4 & 5

Guión: Jan

Dibujo: Jan

Editorial: Ediciones B

Formato: Varios

Precio: Varios

Calificación: 9/10

Para todos aquellos que se quedaron con ganas de mas tras la recomicdación de sus primeras aventuras, volvemos a la carga con los dos álbumes siguientes, publicados por vez primera a principios de los 80. Nota importante antes de empezar: Se advierte que el cariño con el que leí estas historias por vez primera ha podido nublar la objetividad de éste crítico. Avisados quedan.


El primero de los álbumes, Los Alienigenas, trata sobre la llegada de una nave espacial con unos seres con la capacidad de duplicar la forma o apariencia de cualquier cosa o persona, lo que sin lugar a dudas provocará más de un malentendido a costa de nuestro querido López. Tras las dos aventuras del Supergrupo, formada por pequeñas historias de ocho páginas que tenían un hilo conductor, ésta es la primera de las historias en la que la trama continua de un capitulo a otro, formando una historia larga de sesenta y dos páginas, y desde ese momento, éste sería el formato elegido por JAN en los restantes álbumes.


Para ser la primera vez que JAN contaba con tantas paginas a su disposición, la historia que se nos cuenta no está muy bien resuelta, y aunque algunos problemas de ritmo aparezcan por el camino, tiene momentos realmente divertidos. Además, resulta muy interesante ser testigos de cómo el autor introduce elementos que quedarían para siempre en la mitología de la serie, como el hecho de que los poderes de López dependan del traje azul y rojo que siempre lleva, como descubriremos cuando salte una y otra vez la ventana de la oficina o del hospital, y se de cuenta de que no lleva puesto el traje adecuado. También se presentan secundarios que luego serán muy recurrentes, como el General Sintacha, militar obsesionado con su más que probable vuelta al manicomio, o Carapincho, jefe del hampa local.


Con el segundo de los álbumes que hoy comentamos, el quinto de la serie, la calidad mejora notablemente, y es que nos hallamos ante El señor de los Chupetes, una de las más conocidas aventuras del personaje, y casi me atrevería a decir la favorita del público (la de un servidor es La semana mas larga, como comentaré próximamente por aquí. Bueno, si me dejan).


Aquí el homenaje es continuo, y las referencias al Señor de los Anillos resultan lo más logrado de la historia. Quizás fruto de lecturas y relecturas, hay aquí momentos inolvidables de la historia del tebeo español (que a gusto me he quedao, oigan), como el origen de los chupetes y nuestra obsesión con ellos a traves de la historia, o el bolsazo que Luisa le propina a López tras ponerse a llorar después de quitarle el chupete que lo hacia invisible.


El guión resulta mucho mas original y sorprendente que en otras ocasiones, y mientras se van recopilando chupetes y avanza la historia, el escenario cambia constantemente, del Amazonas al Océano Atlántico, al Desierto del Sahara, al Everest o a la mismísima Luna… En resumen, mucha acción, aventura, y el característico sentido del humor del autor, con esas situaciones cotidianas que siempre consiguen arrancarme una sonrisa, como aquella del niño castigado por su profesor al decir que ha visto una ballena volado, o la resolución de la historia de la ballena, con ese "vaya rollo” que le suelta Superlopez a Pinocho y Gepetto cuando se los encuentra dentro de la ballena y estos empiezan a contarle como llegaron alli.


Resumiendo, dos álbumes imprescindibles, por los que no pasan los años, y de compra obliatoria, sin excusas de europeismo, pijamismo o lo que sea que cada uno lea. Además, como apuntábamos en la anterior reseña, se pueden encontrar fácilmente en librerías y grandes superficies dentro del primero de los Superhumor del personaje, que recopila los primeros cinco álbumes por 15€. Así que, haciendo caso a las muchos anuncios que aparecen en las historietas de Superlópez, no me queda mas remedio que decirles: “¡No sean idiotas, no fumen y lean mucho!”


Jose (22)

7 comentarios:

Marione dijo...

Pues tengo un buen puñado de Oles de Superlopez por casa que me dono generosamente Sergio pero no les he metido mano. Y mira que ganas tengo.

Gracias a tu estupenda reseña me pongo manos a la obra ya mismo.

Y en cuanto al nublado de tu objetividad no te procupes, si aqui tol mundo hace lo mismo. Venga dieces, nuevesymedios y obrasmaestras. Total cada uno barre pa lo que le gusta. ¿No?

Saludazos

Nacho dijo...

Lo malo maloso de hablar de éstos tebeyos es precisamente lo que comentas: el factor nostalgia.

Si de chiquitín no podíamos tener cienes y cienes de viñetas a nuestra disposición (al fin y al cabo somos la primera generación post-Franco), pues nos leíamos y releíamos hasta la saciedad los escasos tesoros que caían en nuestro poder. Esto provocaba que nos aprendiésemos practicamente de memoria todos los ejemplares de nuestras reducidas colecciones y que quedasen marcadas a fuego en nuestro inconsciente.

No me pregunten qué pasó en el pijamisma de turno hace dos meses, pero sin duda les puedo relatar hasta el mínimo detalle de las peripecias de Xonxo, Xonxa y cierta estufa de butano...

Bueno, me despido que vienen unos señores a buscarme... ¿eh? Noooo, al manicomio otra vez nooooo!!

Saludos!

Jose dijo...

Muy buenas a los dos.

Mario, pecado gordo que no te hayas leido ya los oles de superlopez... Avisado quedas.

Nacho, efestivamente, la nostalgia nos puede...

Un abrazo

Toni dijo...

Encargados tengo todos en la libreria.
Dios mio...se acerca la semana más larga, los cabecicubos y la gran superproducción....
Saludos.

JA dijo...

Tengo mis SuperLópez en la leñera, metidos en cajas, por falta de espacio en casa (pobres, se les oye gritar por el hueco de la escalera) hace más de diez o quince años que no los toco y sin embargo me acuerdo bastante bien de cada tebeo. Digo lo mismo que Nacho. Es que prácticamente los tenía memorizados y, claro, es imposible ser objetivo con algo a lo que se le tiene tanto cariño.
Cuando me leí El Señor de los Chupetes no tenia ni idea de que hubiera un libro llamado El Señor de los Anillos pero eso da igual porque, sea o no una parodia de otra historia, resulta una aventura muy divertida y de los imprescindibles de SuperLópez.

sebelo2 dijo...

Ahhh, dos grandes historias de Superlópez (¿alguien ha dicho las dos más grandes?). Como bien habéis dicho, en su apreciación actual juega muchísimo la nostalgia y el que fueran cómics leídos una, otra y otra vez cuando éramos peques. Ahora bien, el que aún hoy sigan siendo capaces de arrancarnos carcajadas tiene mucho que decir en cuanto a su indudable calidad.
Saludetes,
Sergio

Lograi el Luciérnago dijo...

Es tan grande que no se me ocurre qué decir... :P