lunes, 13 de julio de 2009

El DÍA del JUICIO

Guión: Ricardo Barreiro

Dibujo: Francisco Solano López

Editorial: Doedytores

Formato: Libro Rústica. 148 Páginas

Precio: 12€

Calificación: 6.5/10

Después del inmejorable sabor de boca que me había dejado As de Pique, tanto por la magnífica labor de Juan Giménez, como por los soberbios guiones de Barreiro, decidí que ya era hora de acometer la lectura de este Día del Juicio, que llevaba posponiendo por un motivo o por otro desde que me leyera el volumen tres de esta Biblioteca MP de Novela Gráfica con la que Doedytores ha recuperado ya Gilgamesh, El Loco Chávez (¡qué ganas de que Planeta lo edite ya!) y El Peregrino de las Estrellas, recomicdación esta última que cayó allá por el mes de mayo. Con una portada impactante, y un título no menos evocador, la verdad es que, una vez terminada la lectura, lo primero que tengo que decir es que ila nicié totalmente engañado (no me suele gustar leerme los resúmenes de las contraportadas y mi idea era que este iba a ser un tebeo orientado hacia la ciencia ficción).

Nada más lejos de la realidad, El Día del Juicio es un cómic que sirve a Barreiro para denunciar de alguna manera la impunidad con la que pueden llegar a actuar algunos cartéles de la droga (aquí se citan los de Medellín y Cali, los dos más conocidos de Colombia). El problema es que al llevar las actuaciones de estos del narcotráfico al terrorismo internacional a gran escala (con bombas atómicas en suelo americano incluidas) el verismo del que hace gala todo el cómic, refrendado por varios personajes muy bien construidos y un ritmo de acción bastante conseguido, queda deslavazado tanto por el forzado cariz que toma el relato hacia el tramo final (aunque a la luz de los acontecimientos del 11-S casi se diría que Barreiro era un profeta) como por la personalidad del protagonista, ese hijo de narcotraficante asesinado que no sabe quién es su padre pero aún así termina siguiendo su oscuro sendero y aceptando el legado de muerte y crímenes de su progenitor y supera, con mucho, los más delirantes sueños que aquél pudiera haber albergado.

De Solano López poco se puede decir que no vaya encaminado a reincidir lo que todos los que hemos leído El Eternauta hemos coincidido en alabar: la enorme capacidad narrativa del argentino y la facilidad con la que siempre ha sabido caracterizar a sus personajes, algo que los numerosos primeros planos de que se nutren muchas páginas de este Día del Juicio ponen de manifiesto con su minuciosidad. Ganando varios enteros con respecto a lo que le podíamos ver en la inmortal obra de Oesterheld, los años transcurridos desde aquella (por lo poco que he podido averiguar indagando por la red y lo que se deriva de ciertos personajes del cómic - como ese presidente clavado a Bill Clinton - el tebeo tuvo que publicarse a principios de los noventa) sientan de escándalo a un dibujante que ya veinte años antes hacía lo que se le antojaba con los lápices y que aquí cuaja un trabajo que queda muy por encima de lo que el guión es capaz de ofrecer, dando como resultado final una lectura que no pasa de ser entretenida pero que cuenta con un dibujo espectacular.

Sergio Benítez (209)

6 comentarios:

Nacho dijo...

Amigo mío. Bien sabe Dios que me gustaría poder dedicarte unas líneas de alegría y satisfacción al coincidir en algún aspecto de tus impresiones sobre la obra recomicdada.

Por desgracia tal empresa no va a poder ser acometida dada mi total y completa ignoracia hacia la obra. agravado incluso por el desconocimiento de la existencia de la editorial que la publica.

Desconozco si en breve podré subsanar tal error, puesto que una grave enfermedad me obligó a posponer, una vez más, la visita al establecimiento habitual en el que adquiero mis lecturas.

Espero pues, no tomes a mal mi falta de opinión al respecto y sepas perdonar éste estilo tan extraño que me ha quedado como secuela de la enfermedad sufrida.

Atentamente,

sebelo2 dijo...

Nada hombre nada. Que malos son los resfriados estivales...con la caló que hace y encima con fiebre.
Saludetes,
Sergio

Marione dijo...

Tercera vez que escribo este puñetero comentario porque el dichoso cable de red da problemas.

Que sí, que a mi me ha gustado mucho. Que el rollito narco-apocaliptico-ranchero que da bastante molón.

Y que los dibujos de Solano son la leche, que no un Solano de leche, que eso es otra cosa, unos caramelos mu ricos.

Saludazos

sebelo2 dijo...

Jejejeje, buen juego de palabras...me ha recordado al Ideas Negras de Franquin.
Saludetes,
Sergio

PAblo dijo...

Si lo encuentro por ahí es bastante probable que este cómic caiga. Lástima que Doedytores use un papel tan malo porque en más de una ocasión me ha echado para atrás a pesar de lo atractivo de los títulos que nos llegan.

Impacientes Saludos.

sebelo2 dijo...

Pues estos tomos que están sacando ahora no están tan mal Pablo, no es que el papel sea algo de otro mundo, pero la impresión está bastante cuidada.
Saludetes,
Sergio