jueves, 2 de julio de 2009

LA COSA NOSTRA. La LOCURA del HOLANDÉS

Guión: David Chauvel

Dibujo: Erwan Le Saëc


Editorial: Planeta de Agostini


Formato: Cartoné. 96 Páginas


Precio: 9.95€


Calificación: 7/10

Con la lección bien aprendida tras la lectura de los dos primeros volúmenes, acometí este tercero, no con cautela, sino con un espíritu reposado presto a tomarse el tiempo que fuera necesario para aprehender un tebeo que ostentara la difícil aproximación de las anteriores entregas. Cuál no sería mi sorpresa, tras terminar el volumen un par de horas después, al descubrir que La Locura del Holandés se tornaba como la mejor y más accesible de las historias hasta ahora escrita por Chauvel dentro de la saga de La Cosa Nostra.

Quizás por cansancio después de haber acometido la ingente tarea de documentarse, ordenar y escribir una historia que resultara atractiva al lector. Quizás por haber recibido duras críticas acerca del carácter cuasi inaccesible de sus dos primeras entregas. O por otras razones que sólo el sabe, Chauvel hace gala de una contención extrema (al menos en comparación) en la concreción de esta tercera entrega, una historia que sólo sigue a las desventuras de un personaje presentado de forma tangencial en el volumen dos, si mal no recuerdo, y que de esta forma permite al lector seguir de forma cómoda los acontecimientos que ante él se van presentando.

Aún en su simplicidad, es imposible acercarse a La Locura del Holandés sin haber leído antes las dos primeras épocas de La Cosa Nostra, algo que, no obstante, en ningún momento juega en contra del fluido discurrir de una narración que, a decir verdad, se hace corta pero intensa. Apoyado otra vez en el cerrado y estático trazo de Le Saëc, Chauvel encuentra con La Locura del Holandés el perfecto equilibrio de lo que deberían ser las próximas entregas de este ambicioso proyecto.


Si es así, y el guionista se muestra más humilde en la cuarta parte que aún está por aparecer en el país vecino, creo firmemente que la apreciación global de La Cosa Nostra subirá bastantes enteros. Lo único que resta esperar es que la publicación del siguiente episodio en la vida de la mafia neoyorquina no se demore en exceso. Sea cuando sea, su paso por este espacio virtual será inevitable.

Sergio Benítez (200)

7 comentarios:

Nacho dijo...

Yo es que cuando algo se me atraganta, luego me da pereza continuar. Ya me pasó con House, que la dejé cuando el policía empezaba a putearle; o con Perdidos, serie que abandoné a mitad de la segunda temporada y todo el mundo me trata de loco por ello.

Pues eso, que por muchas alabanzas que tenga luego a continuación, si algo se me mete en el entrecejo... fusilao pa siempre jamas!

Saludos!

sebelo2 dijo...

Ya, yo normalmente también actuo así, pero es que en este caso tenía los tres tomos comprados del tirón, y ya que los tenía, pues había que leérselos :S
Saludetes,
Sergio

Jose dijo...

Lo de dejar LOST es pa matarte...

sebelo2 dijo...

Yo no he querido decírselo...pero es que la serie desde ese bajón de la segunda temporada y primera mitad de la tercera, ha cambiado de forma ACOJONANTE...y se ha convertido por méritos propios en lo mejor que se puede ver por la caja tonta.
IMPRESIONANTE.
Ya puedes ponerte a recuperarla.
Saludetes,
Sergio

Caracrater dijo...

Yo la verdad que ver el tercer tomo tan cortito y mi natural inclinacion por ese mundo hizo que me lo comprara y efectivamente es el más fluido de los tres.
Yo no puedo ver perdidos, les sorprendera, pero la unica manera es comprarme las temporadas originales que si tienen subtitulos. Mi extrema sordera es el gran impedimento.
Saludos.

sebelo2 dijo...

Pues que put...¿estas entonces como mi padre, que tiene una hipoacusia grave y siempre ve la tele con cascos?.
Te comprendo más de lo que puedes pensar.
Un abrazo apañero,
Sergio

Caracrater dijo...

Pues si, lo mio es de nacimiento y ya llevo años que no voy al cine (mas que pa ver pelis planas con muchos tiros, poca palabra y chavalas en cueros).
Casi todo en V.O. y la tele generalista con subitulos mucho mejor.
Lo tengo ya muy asumido y me lo tomo con humor.
Saludos.