lunes, 28 de septiembre de 2009

the HUNTER

Guión: Darwyn Cooke adaptando a Richard Stark

Dibujo: Darwyn Cooke

Editorial: IDW

Formato: Libro Cartoné. 144 Páginas

Precio: $24.99

Calificación: 10/10

Por mucho que uno sepa, o crea saber, sobre cine, siempre hay algún detalle que se le escapa. Mal común cuando además se tienen que ver varias películas a la semana sobre las que tener que escribir, llega un momento que el disco duro no da más de si, empezando las células grises a borrar datos antiguos de esos que te sirven en según que momentos para ser un Remington Steele cualquiera. El caso es que comenzando la lectura de este Hunter me di cuenta en seguida que, salvando ciertas diferencias (bastante nimias, todo sea dicho) me encontraba ante una adaptación de la misma novela que había servido a Brian Helgeland (el guionista de la inconmensurable L.A. Confidential) para rodar hace diez añitos su opera prima, la brillante Payback con Mel Gibson. Asombrado por haber olvidado que el guión de esta gran cinta de cine negro adaptaba una novela de Donald E.Westlake (firmada bajo su apodo de Richard Stark), mis sentimientos acerca de lo que llevaba leyendo ya un rato eran encontrados pues, ¿cómo iba a disfrutar de un tebeo cuya historia conocía al milímetro después de haber visto más de dos y tres veces la cinta?. La respuesta: Darwyn Cooke.

Muy poco hemos hablado por este blog de uno de los autores más fascinantes del momento (al menos para el que esto suscribe): tras haber trabajado en el campo de la animación en Batman Beyond, Cooke ha ido dejando desde esa primera incursión en el mundo del cómic que fue Batman: Ego, un rosario de trabajos que han ido cimentando sin ningún atisbo de duda su enorme reputación como artista de corte clásico en el que se puede confiar a ciegas. Títulos como la novela gráfica de Catwoman, la primera etapa del personaje en la serie de Brubaker o la magistral New Frontier no hacen sino avalar lo que estoy comentando. Y si algo se deriva de todos ellos, y de su poco (e injustamente) valorada incursión en Spirit, es la pasión de Cooke por la época dorada de los cómics y el cine negro. Así que resulta muy, pero que muy obvio que él fuera el elegido por el desaparecido Richard Stark para adaptar las novelas de Parker, la única ocasión en la que se ha usado el personaje utilizando su nombre.

Para aquellos que no hayan visto la película (¿a qué estáis esperando?) y quieran darle una oportunidad a un tebeo como la copa de un pino, vaya este resumen del argumento libre de spoilers, al menos de los grandes: Parker es un ladrón profesional al que su mujer y su socio engañaron para quedarse con la tajada de su último golpe. Dado por muerto, volverá para vengarse de todos los que lo traicionaron. A grandes rasgos este es el hilo narrativo que sigue The Hunter, un volumen en el que Cooke da el do de pecho con un trabajo sobresaliente en el que sería muy fácil alabar hasta la saciedad el estilo gráfico del artista: resulta una maravilla asombrosa comprobar como el (engañosamente) simple trazo del norteamericano es capaz de alcanzar la profundidad y madurez que se le ven en las páginas del volumen primorosamente editado por IDW. Situando la acción en el año en el que se escribió la novela (en lugar de traerla al presenta como hizo Helgeland), Cooke demuestra lo bien que sabe capturar el espíritu de la época al tiempo que mantiene una cualidad atemporal, haciendo que sus páginas reflejen tanto los años sesenta como la actualidad. La elección del autor a la hora de que el cómic carezca de color al margen de unas tonalidades de gris azulado es otra de esas que muestran a un genio del noveno arte, sobre todo teniendo en cuenta que su línea es lo suficientemente oscura para mostrar el tono crispado de la acción y que las manchas de sombreado no hacen sino acentuar la innata capacidad del dibujo para representar los claroscuros y potenciar la frialdad que muestran todos los personajes que aparecen.

Pero si sobresaliente resulta lo que el Cooke dibujante es capaz de plasmar, entonces la forma en la que adapta el texto de Stark es directamente de matrícula de honor: echando mano de numerosos recursos, el que más llama la atención es el constante cambio en la voz de la narración. Con un primer acto simplemente perfecto en el que el autor casi no hace uso del texto para narrar el devenir del personaje, Cooke va adoptando diferentes aproximaciones al storytelling: unas veces silente, otras con bocadillos de diálogo que ponen voz a los personajes, otras utilizando un narrador omniscente y siempre sin que se note un salto brusco entre ellas, haciendo el autor que la transición sea fluida y sin choques bruscos logrando renovar la atención del lector cada vez que uno de los cambios tiene lugar. Capturando mediante este recurso de forma inmejorable las variadas personalidades que aparecen en la acción, donde Cooke se explaya es en la definición de Parker, un antihéroe con todas las de la ley, un superviviente nato que de porte intimidatorio pero que al tiempo es retratado como una figura por la que sentir lástima. Por fuera será una roca fría, pero por dentro no es más que un hombre roto por una vida llena de miserias tapada con los lujos que le permiten los robos, y eso precisamente es lo que hace tan fascinante a The Hunter, el que al margen de ser un relato negro construido a la perfección y sin fisuras, sirva como un estudio brillante acerca de un personaje tan atractivo como Parker.

Sergio Benítez (276)

6 comentarios:

Nacho dijo...

Al abrir el tomo y comenzar su lectura me estaba quedando de piedra. ¿Sería capaz Cooke de plasmar una obra de género negro sin palabras? Pero una hojeada a las páginas posteriores me quitó la idea de la cabeza.

De todas formas, hay que quitarse el sombrero ante la capacidad narrativa del caballero...

Saludos!

Jose dijo...

PERO BUENO, ES QUE TODO EL MUNDO SE LO HA PEDIDO MENOS YO?

Nada, nada, tras esta efusiva recomicdación del jefe, ya mismo le pongo solución, y ya os comento

Un agrazo

sebelo2 dijo...

Pues sí Jose, harías bien en ponerle remedio a tal carencia, porque como bien dice Nachete, vaya tela con el Sr.Cooke.
Saludetes a los dos,
Sergio

Posdata dijo...

Y antes en "A quemarropa",que es muucho mejor película.

Las desventajas de ser un viejito.

Un saludo.

Toni C. dijo...

Pero por Zeus, quien este sr. Cooke del que hablais?
Pero veo que con mi ingles lamentable me voy a quedar sin leer este comic.

sebelo2 dijo...

¿Cómo? ¿Qué no sabes quién es Darwyn Cooke?.
Pues ahora mismo te estás yendo a la tienda y pidiéndole a tu librero uno de estos dos títulos:
Batman: Ego y JLA New Frontier. Vas a fliparlo.
Y Posdata, conocía A Quemarropa, pero tenía muy reciente la peli de Helgeland y por eso es la que cito. Aún así, gracias por el apunte.
Saludetes a los dos,
Sergio