martes, 1 de septiembre de 2009

GREGORY vols.1 & 2

Guión: Marc Hempel

Dibujo: Marc Hempel

Editorial: Planeta DeAgostini

Formato: 2 Volúmenes Rústica. 176 Páginas c/u

Precio: 7.95€ c/u

Calificación: 8.5-6.5/10

De entre el quince por ciento (el ochenta y cinco restante terminó en casa de un tal Mario que quizá conozcáis) de todo lo que nuestro amigo Nacho de Tebeos y algo más... tuvo la gentileza de enviarme allá por noviembre del año pasado, hubo algunas cosas que me quedé sin saber a ciencia cierta qué narices me iban a parecer. Así a vuelapluma rondan por las estanterías las lecturas de Noble Causes, Tellos, un par de series editadas bajo el sello Valhalla de Recerca y este Gregory, que me llamó mucho la atención por su peculiar dibujo y estructura narrativa. Poco podía imaginar que su lectura, al margen de guardar no pocas risas, iba a descubrir una obra tan inclasificable como brillante.

Como ya he dicho, lo primero que resalta del tebeo es su personalísimo grafismo, que si me apuran, casi podría definirse como casual. De trazos sueltos, tan sueltos que muchas veces son meras manchas, la simplicidad del dibujo de Hempel es tan engañosa como efectiva. Desprendido de toda complejidad y adorno innecesario, el artista vuelca todo hacia una espectacular narrativa que varía de pequeña historia a pequeña historia, reinventándose el autor a si mismo con cada nueva página: arrancando con un storytelling al uso de viñeta cerrada y composición convencional, Hempel comienza a experimentar con el tamaño del recuadro para después romperlo en mil direcciones diferentes.

Pero si en lo visual el tebeo es fascinante, argumentalmente no tiene desperdicio. Lo de menos, aunque parezca ilógico es la trama principal, más que nada porque es casi inexistente: usando como base un ¿niño? internado en un psiquiátrico que sólo emite sonidos incomprensibles y un característico "¡Yo Gregory!", Hempel pronto muestra sus verdaderas intenciones, siendo la lectura una constante reflexión acerca de temas metafísicos vistos bajo un prisma muy similar al que usaran los geniales Monty Python en sus sketches y películas. Prestando hacia la mitad del tomo cada vez menos atención al personaje que da título al cómic, el autor centra sus intereses en el que resulta el mayor hallazgo de la lectura, la rata Herman Vermin. Las constantes disgresiones del roedor, que siempre apuntan a su ganas de morir, terminan conduciendo a los dos mejores capítulos del volumen: aquel en el que un elocuente Gregory la psicoanaliza y, sobre todo, en el que Herman visita a Dios para exigirle reencarnarse en un hurón. Este último capítulo es desternillante de principio a fin y los diálogos de la rata con el Todopoderoso arrancan risas continuas.

Con ganas de más, de mucho más, os dejo, que me voy corriendo como Gregory en su celda a pillarme el segundo volumen.......

......

......

......

¡Ya estoy de vuelta!.

Y la verdad es que este segundo tomo me ha dejado un poco más frío. Hempel deja de lado el tono irreverente del primer volumen y aparca al personaje que más juego da, la rata, para centrarse en la mayor parte de la narración en las desventuras de un Gregory adoptado por una familia claramente disfuncional. El resultado es muy irregular, no alcanzando el autor las hilarantes cotas de lo leído con anterioridad. Está claro pues que la recomicdación global va encaminada a la adquisición del primer tomo, quedando la de este segundo en un pronóstico reservado, que dirían las noticias.

¡Yo Sergio! (252)

2 comentarios:

Nacho dijo...

¡Ya podía yo preguntarme dónde narices estaba el Gregory cuando recoloqué cosas en la estantería!

Es broma, es broma.

Me alegro que te gustase. Lo que pasa es que la adquisición en el idioma español se hizo para la difusión de la obra entre familiares, amigos y conocidos, puesto que en mi poder queda la versión original.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Ahhhhh
Ahora se explica. Me extrañaba que no te hubiera gustado, siendo como es de un humorismo tan particular.
Saludetes,
Sergio