miércoles, 16 de septiembre de 2009

TRAZO de TIZA

Guión: Miguelanxo Prado

Dibujo: Miguelanxo Prado

Editorial: Norma

Formato: Álbum Cartoné. 94 Páginas

Precio: 18€

Calificación: 8.5/10


Mucho y durante largo tiempo había oído, bueno, mejor dicho, leído, acerca de las muchas y grandes virtudes de Trazo de Tiza, la obra más conocida de la producción de Miguelanxo Prado. Pero no fue hasta que decidí ir haciéndome poco a poco con las que son consideradas obras seminales de la tebeografía (si es que tal palabra existe) española cuando reparé que una de las primeras que tenían que añadirse era la que hoy nos ocupa. Y para empezar no se me ocurre nada mejor que decir acerca del trabajo de Prado que lamento no haberlo leído antes.

La mezcla tan dispar de géneros que el artista coruñés vierte sobre Trazo de Tiza hace que la lectura plantee un reto constante a la atención del lector: por las poco más de noventa páginas se pasean descarados el drama costumbrista, el thriller, el romance, el misterio y una ligera brisa de ciencia-ficción que dotan al tebeo de un singular carácter ante el que es imposible permanecer impávido. Y lo mejor de todo es que Prado, sabedor de que la mezcla puede salirle rana y explotarle en la cara se toma las cosas con una calma extrema, tanto que puede llegar a parecer a mitad de la narración que el autor no tiene claro por dónde van a ir los tiros...nada más lejos de la verdad. La historia, de forma sucinta, sigue a cuatro personajes que van a encontrarse en un islote en medio de la nada (de ahí el título, que hace referencia al blanco de la piedra y la forma del lugar donde transcurre la acción en contraste con la inmesidad del mar que lo rodea). Ellos son dos mujeres y dos hombres, madre e hijo, únicos habitantes del lugar y dos patrones de barco (hombre y mujer) que llegan allí de forma casual. O eso es lo que el autor quiere hacernos creer durante gran parte del relato, porque no hay nada casual en todo lo que pasa en Trazo de Tiza. Desde el primer momento, ese sexto sentido que cualquier lector de cómics (o lector en general) termina desarrollando te dice que los grafittis del muro del embarcadero van a tener protagonismo en el futuro. Pero no sólo eso, bajo el ritmo pausado, casi letánico en ocasiones, subyacen desde los sentimientos de los personajes, tan complejos como la vida misma, hasta las muchas y delicadas pistas que el artista disemina en las bellísimas viñetas que van componiendo cada página del cómic.

De trazo delicado, el fenomenal dibujo de Prado sirve a la historia sin crear ninguna estridencia con la misma ni llamar demasiada atención sobre él hasta el punto de distraer al lector de lo que realmente interesa. Y si el trazo resulta atractivo, mucho más se puede decir del color, que casi pareciera estar dado con tiza y que, con sus tonos apagados y una paleta de lo más apropiada para el tono del relato, es el máximo responsable de la enrarecida atmósfera que destila el cómic. Con homenaje final incluido a Hugo Pratt (que da sentido al uso del faro y además entronca a la perfección con el personaje de Corto), Prado cierra un cómic brillante, un tebeo de esos que, no sólo hay que leer, sino que necesitará de futuras revisiones para sacar más punta a ese intrigante final que tantas preguntas deja en el aire y que tantas interpretaciones podría llegar a albergar.

Sergio Benítez (266)

7 comentarios:

Nacho dijo...

Yo éste tomo lo tengo desde que salió en el año del picor por primera vez. Y en peregrinación al Saló en BCN me lo volví a pillar para que Miguelanxo me echase un dibujete.

Y luego en el Saló siguiente lo volví a comprar para que Miguelanxo le echase un dibujete para mi novia (actual mujer).

Y es el tomo recurrente que suelo regalar a veces.

Vamos, que creo que es la obra que más veces he comprado en mi vida.

Saludos!

sebelo2 dijo...

Jejejeje,
pues ya es mucho decir acerca de su calidad, ¿no?.
Saludetes,
Sergio

JA dijo...

Me gusta que hables de este pedazo de tebeo que yo también considero una de las "obras seminales de la tebeografía española". Muy bueno tu comentario y totalmente de acuerdo en todo: el dibujo es genial y si que parece hecho con tiza. El guión es una pasada. La primera vez que lo lees te quedas a cuadros. Y hay que volverlo a leer fijandonos de nuevo en las pintadas del muro y otros detalles.
Hay un comentario muy completo sobre Trazo de Tiza en la revista Dolmen Monográfico Europeo nº 1, por si a alguien le interesa.

Toni C. dijo...

Opino que es de los comics que hay que revisitar pasado un tiempo prudencial, aunque solo sea por rendir pleitesía al arte grafico del amigo Prado.

Jolan dijo...

¿Qué se puede decir de semejante obra maestra? Un guión redondo, un dibujo -y sobre todo un color- magistrales, una ambientación difícil de igualar...

Como Nacho, también en mi caso se ha convertido en el tebeo a regalar en alguna ocasión, incluso para profanos del comic.

Por supuesto, como se ha dicho, merece varias relecturas.

Saludos ;)

Señor Werty dijo...

Es una pedazo de obra de arte, yo lo tengo y los primeros de quotidiana delirante son buenísimos también. Por cierto tengo un par de litografías de Miguel Anxo Prado que me regalaron por navidades hace unos cuantos años, como oro en paño las tengo.

Sau2

Luis dijo...

Hermosa, obra, hermosa. Miguelanxo es un grande de veras.