lunes, 5 de octubre de 2009

CUANDO el CÓMIC es ARTE: JOSÉ ORTIZ



Guión: José Ortiz

Dibujo: José Ortiz

Editorial: Toutain


Formato: Álbum Rústica. 88 Páginas

Calificación: 10/10


No consigo dar con un comienzo para esta recomicdación que no sea hacer desde este recóndita bitácora de la red un llamamiento urgente a cualquier editorial que quiera oirme: hace falta YA que alguien se plantee en firme comenzar a mirar más hacia dentro de nuestras fronteras y atrás en el tiempo para recuperar cuanto antes la obra de toda una generación de autores que parecen perdidos en el recuerdo de unos pocos. Al igual que Glénat ha hecho con Carlos Giménez o Jordi Bernet, no estaría de más que se recuperara el trabajo que artistas como Pepe González, Fernando Fernández (del que sólo hay editados y conseguibles ahora mismo tres álbumes), Esteban Maroto, José Ortiz, Josep María Beá, Fernando de Felipe, Luis García, Florenci Clavé, Fernández Palacios, Víctor de la Fuente, y tantos y tantos otros que me dejo en el tintero, hicieron allá por los sesenta y setenta - e incluso los ochenta.

Mientras tan improbable hecho ocurre, a los que queremos conocer más sobre los cómics que no pudimos leer por ser muy niños, no nos queda más remedio que tirar de cartera y sondear con recurrencia lugares infames como eBay o Todocolección o, en mi caso, tener la suerte de contar con un suegro cuya colección de tebeos y revistas supera la mía de largo, sobre todo en lo que a material español se refiere. Precisamente es de su inmensa tebeoteca de donde salió la recomicdación del volumen de Cuando el Cómic es Arte dedicado al tristemente desaparecido Pepe González, y de donde procede ahora esta que hoy nos ocupa, centrada en José Ortiz.

Que un artista de la talla y la trayectoria del murciano, que lleva dibujando desde finales de la década de los cuarenta, tuviera que irse al extranjero para ver reconocida su labor, es algo de lo que todos (incluso los que lo hemos descubierto de forma tan tardía) deberíamos sentirnos un poco avergonzados. Con títulos a sus espaldas como Grandes Mitos del Oeste, Tarzán (y su secuela), Hombre (al que nuestro Toni le tiene un especial cariño), Burton & Cyb, Morgan o las muchas historias cortas que el artista dibujó para Warren, Toutain o Norma, Ortiz abandonó el mercado español a principios de los noventa coincidiendo con el declive de las revistas para las que hasta entonces había dibujado, y decidió probar suerte en el italiano, donde Bonnelli quedó maravillado por sus primeros trabajos para Tex. Y mientras el artista sigue dejando muestras de su talento en el país de la pasta, la pizza y el fumetto, hoy nos paramos un momento a deleitarnos con uno de sus más famosos relatos, el que ocupa por entero este volumen de Cuando el Cómic es Arte: Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, publicada por Warren en los años setenta.

Acompañada de unas cuantas ilustraciones que sirven de muestra inmejorable para hacernos una idea de la calidad de Ortiz como dibujante, Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis es recogida en este tomo en sus dos versiones, la española y la americana (esta última en formato reducido de dos páginas en una e impresa sobre papel marrón claro). Esta duplicidad sirve para constatar varios hechos. Para empezar que la edición que Toutain nos presentó en este volumen, ya fuera por propia decisión o por voluntad del artista, no es la misma que la americana, careciendo en ocasiones de los bocadillos de diálogo que si acompañan a aquella, o cambiando estos por versiones más reducidas que nada tienen que ver con una traducción directa. Extraña donde las haya, lo realmente interesante de dicha decisión es lo que nos permite apreciar sobre el dibujo del artista (artistazo habría que poner), y es que este no necesita diálogos para poder transmitir toda la fuerza de su mensaje: en el capítulo que esto pasa con mayor intensidad, el dedicado a la Guerra, la lectura primera de la versión española y la posterior comparación con la americana no deja lugar a dudas, nos encontramos ante un dibujante como una catedral (y disculpen el coloquialismo) con un sentido de la narrativa y un trazo (magistral esa compulsión por el detalle y la profusión de líneas) prodigiosos.

El resto de los capítulos, en los que se suprimen bocadillos o cuadros de texto completos, ahondan más en la clara sensación de que por mucho que se emperifollen los cómics, si la parte visual es del calado que aquí podemos observar poco más hace falta. Una GRAN historia para un GRAN volumen dedicado a un MAESTRO del arte secuencial. No me quedan palabras...

Sergio Benítez (282)

9 comentarios:

Nacho dijo...

Vamos a ver, álma de cántaro... ¿Tu te has propuesto hundirme en la miseria? Porque entre lo de la semana pasada y el inicio de ésta ya vas en camino.

De todas formas en ésta entrada, ante la imposibilidad de acceso de la obra no nos queda más remedio que elevar a los altares viñeteros al señor Ortiz y unirnos al grito de protesta ante la falta de reedición de su material.

Y a ver si para mañana me pones algo a mi alcance...

Saludos!

Beguétti dijo...

¡¡¡ole!!! empezamos bien la semana, a la vez me uno al grito de protesta de Nacho, a ver si algún editor se entera de la carencia.
Me acabo de colar en el blog por primera vez, espero no molestar.
Saludos a todos.

Señor Werty dijo...

Creo que definitivamente haré una firme propuesta de comprarme sólo 1 comic al mes o mi mujer me echa de casa.

Sau2

sebelo2 dijo...

Nachete, no me he propuesto arruinarte, en serio, pero es que hay cosas cuya recomicdación es casi obligatoria, y esta era una de ellas. Y creo que lo de mañana está a tu alcance.
¡Bienvenido seas por fin Óscar!. Y de molestar nada, encantado de tenerte entre nuestros lectores.
Y siento si estamos interfiriendo en la normalidad de tu matrimonio Werti, si te sirve de consuelo mi esposa decidió hace tiempo mirar para otro lado en cuestión de tebeos ;P
Saludetes a los tres,
Sergio

Marione dijo...

¡Vaya! Que sorpresa. Esa nota no me la esperaba para nada. Y van..

Que noooo. Ya en serio. Si es que la Toutain Generation es mu grande. Y sí, unamos nuestros gritos para que reediten material Toutanero, que eso es valor seguro.

Saludazos

Nacho dijo...

Tontuna que se me acaba de pasar por el cerebro...

Ya que se ha editado un coleccionable de la "generación bruguera" ¿serían sus neuronas capaces de elucubrar el orgásmico coleccionable que pudiera resultar de una selección del material Toutain...?

Pues eso, tontunas. Porque que se haga realidad es más difícil que mi trayecto hasta la librería de comics...

Saludos!

Marione dijo...

Madre mia Nacho. Eso seria algo muy grande. Se acabo mendigar por sitios de malvivir buscando algun ejemplar en medioqué estado.

Pero como muy bien dices, ya esta dificil, ya.

Saludazos

Toni C. dijo...

Hola.
"Hombre" me enseño, cuando era un chaval, a ver que la vida tenía un lado de desencanto muy fuerte, a la vez que "Hombre" hizo de mí mejor persona, más fuerte y más cínica.
Y la cantidad de gente que no conoce Hombre y la mayor parte del material Toutain. Eso es una injusticia que el Estado debería reparar.
Saludos.

sebelo2 dijo...

¿Un coleccionable de Toutain?. ¿Ande hay que firmar?. ¿Por un coleccionable así hasta dejaría de comprar cómics los meses que durara?.
Y Toni, la influencia que en ti tuvo hombre es de esas que el señor Foix afirmaba que un tebeo no tendría en un niño....si es queeeeee.
Saludetes a todos,
Sergio