miércoles, 21 de octubre de 2009

TANGENCIAS

Guión: Miguelanxo Prado

Dibujo: Miguelanxo Prado


Editorial: Norma


Formato: Álbum Cartoné. 48 Páginas


Precio: 12€


Calificación: 8/10


Asignatura pendiente desde mucho antes de la adquisición de Trazo de Tiza, si algo revelaba la lectura de la genial obra de Prado era que estaba inevitablemente enganchado al autor y (como siempre, con mucha paciencia) que tendría que ir haciéndome con todos los títulos del coruñés, algo que Norma ponía muy fácil a través de los doce volúmenes, catorce si contamos el dedicado a De Profundis y el Papeles Dispersos editado en el pasado Salón, que reunen al completo los trabajos del autor. Y como me encanta hacer las cosas por orden, y casualmente Trazo de Tiza era el primero, ¿qué mejor que continuar con el segundo?.

A través de ocho historias y haciendo gala de un hiperrealismo asombroso, Prado va tejiendo una realidad tan palpable que uno tiene la molesta sensación muchas veces de estar asomándose a la vida real de cualquiera de los tridimensionales personajes que el gallego utiliza como marionetas y, cual voyeur, observar de la forma más descarada la intimidad de unas personas en un momento de gran vulnerabilidad, cuando estamos más expuestos a todo, ya que el artista español decide que todas los relatos giren en torno al sexo y a cómo lo usamos para nuestro provecho y en detrimento de otros tanto hombres como mujeres.

Valiéndose de un dibujo portentoso que no teme en ningún momento variar de técnica para arropar y caracterizar a cada relato de una forma diferente, Prado se descubre como un naturista brillante, ya sea a la hora de capturar los decorados donde va estableciendo las diferentes acciones como en la forma de dibujar a sus protagonistas, sobre todo a unas mujeres que parecen reales y se alejan de los hipertrofiados estereotipos que normalmente asociamos a las féminas en los cómics: aquí no hay pechos imposibles ni rostros artificiosos, las mujeres de Tangencias son reales, con cuerpos acordes a las edades que el autor les va asignando y rezuman un erotismo que ya quisieran para si muchos hentai.

Pero lo que al autor realmente interesa no es hacer apología del tipo de relación extrema y casi siempre extramarital que se recoge en los diferentes relatos, sino estudiar el poso de amargor que reflejan todos sus personajes, ya sean los dominados por encontrarse muchas veces en un callejón sin salida, ya sean los dominantes por juguetear con los sentimientos de una persona como si de una operación bancaria se tratara, ya sea porque ambos (hombre y mujer) se posicionan en una falsa igualdad que nunca podrá desembocar en algo plenamente satisfactorio para los dos. Sea como sea, lo que queda claro cuando se finaliza la lectura de Tangencias es que Prado es un autor fascinante del que estoy deseando leer a la de ya, cuantas más cosas suyas, mejor.

Sergio Benítez (296)

4 comentarios:

Nacho dijo...

¿Así que Miguelanxo tomo a tomo? ¿Y has empezado ahora? Al menos en ésto te llevo algo de ventaja (aunque parezca mentira).

Y en ascuas me tienes para cuando llegues a los fragmentos de la enciclopédia Délfica, que hace eones que no releo pero tengo muy buen recuerdo de ella...

Saludos!

sebelo2 dijo...

Pues sí, tomo a tomo iremos repasando la obra completa del gran gallego. Y Los Fragmentos... tendrán que esperar un poco, primero llegará Stratos.
Saludetes,
Sergio

Toni C. dijo...

Los fragmentos de la enciclopedia délfica es una pasada de olla muy buena. Yo tengo casi todo Prado y recuerdo cuando lo conocí en el jueves con aquellos episodios surrealistas de quotidinia delirante, desde entonces este genio siempre me ha encadilado.
Saludos.

sebelo2 dijo...

Pues yo lo he conocido como quien dice ayer, y me tiene igual de encandilado Toni. Y es que cuando alguien vale, vale y punto ;)
Saludetes,
Sergio