martes, 6 de octubre de 2009

SUPERMAN: the MAN of STEEL vol.1

Guión: John Byrne

Dibujo: John Byrne

Editorial: DC

Formato: TPB. 152 Páginas

Precio: $14.99

Calificación: O.M

Quien me haya venido leyendo durante el pasado mes, habrá notado que todas las obras a las que califico como maestras, tiene en común el ser acercamientos adultos a los personajes que ya conocemos, enfoques oscuros y maduros que ayudan a contar otro tipo de historias, diferentes a las que veníamos leyendo años atrás. Pues bien, ésta reseña, con la que termino mis lecturas de verano (y es que ya pega más hablar de Navidad que de verano) es todo lo contrario, ya que Byrne aprovechó para volver a contarnos el origen de nuestro kriptoniano favorito como mejor sabe hacerlo: como un gran espectáculo circense, lleno de luz y colorido.


Allá por el año 86, DC acaba de salir de sus primeras Crisis, ya sabéis las de “Mundos Morirán, Mundos Vivirán” no el timo ese que nos ha colado mi amigo Morrison hace poco (ya te cogeré Grant, ya te cogeré…), y después del macroevento, tocaba poner las cosas en orden. Así, mientras que Frank Miller y David Mazzuchelli se encargaban de revisitar el origen de Batman en Año Uno, o George Pérez hacía lo propio con Wonder Woman, a John Byrne le encargaron hacerse cargo de forma completa, guión y dibujo, de Superman, la tercera pata del banco para DC. Por eso, y a la espera de que Geoff Johns y Gary Frank vuelvan a contar ese origen para una nueva generación (que viejo soy, leñe), analizaremos la versión de Byrne.


Publicado originariamente como una miniserie de seis números, el autor canadiense se ocupaba en cada número de uno de los personajes secundarios del héroe (sus padres kriptonianos, Lois Lane, Lex Luthor, Bizarro, etc) para ir avanzando cronológicamente en las primeras aventuras del héroe. Aprovechaba la aparición de sus padres para contar la destrucción de Krypton y su llegada a la Tierra, la de Lois Lane para contar la primera aparición pública del héroe o su llegada al Daily Planet, y así, sin pretensiones, presentar al personaje y sentar las bases para una nueva generación de lectores, entre los que casualmente me encontraba.


Sobre Byrne, poco puedo deciros que no sepáis ya. A nivel personal, el que una vez fuera mi autor favorito ha ido cayendo en picado, tanto a nivel creativo como a nivel artístico, y se prodiga cada vez menos, en alguna cosilla para Star Trek, y poco más, y ya casi no se adivina en su dibujo aquel AUTOR, así, en mayúsculas, que guionizaba, dibujaba y hasta entintaba cosas como La saga de Fénix Oscura, Hulka o Next Men (que recomicdaré próximamente).


Durante estos seis números, que casi he memorizado a fuerza de relectura, me quedo con algunos “momentazos”, como la página dividida en cuatro, donde Lois Lane siempre llega tarde a los sitios donde Superman ha prestado su ayuda, su primer encuentro con Batman, el rescate del transbordador que dará origen a la leyenda, su primera aparición con el traje, o la reacción del kriptoniano ante la muchedumbre que le acosa tras el rescate, donde aparece sentado en la oscuridad, comentando a sus padres adoptivos que “todos querían un pedazo de mi”.


El éxito de la mini-serie fue tal que DC concedió a Byrne su propia serie mensual del personaje, enla que también nos dejó muy buenas historias, como aquella en la que Lex Luthor despide a una trabajadora que mediante un sofisticado ordenador ha conseguido probar que Superman y Clark Kent son la misma persona, ya que según el archienemigo del superhombre: “Esa afirmación sólo puede ser lógica para una máquina”


Jose (18)

6 comentarios:

Marione dijo...

Jo macho. Entre dieces y obras maestras, este blog está que lo regala, niño. Que me lo quitan de las manos.

Hombre, la historia esta de Super esta bastante bien. Es como el estándar de las historias actuales. Y que decir de cuando a Byrne se le podía leer del tirón sin siesta de por medio.

Pues deseando estoy leer tu recomicdación de Next Men, posiblemente lo último bueno que hizo este hombre.

Ahora me ha llamado la atención una mini de Angel, el de Buffy, con los lapices sin entintar y usando tan solo el color rojo. Ya se verá.

Saludazos

Nacho dijo...

Si hay una historia GRANDE (asín mayusculado) de la etapa Byrneniana del Supes es, para su humilde servidor, aquella protagonizada por Luthor en la que ofrece a una simple camarera cambiar su vida por irse con él, realizada unos años antes de aquella proposición indecente que le hicieros a Demi Moore antes de recauchutarser completamente. ACOJONANTE!

Y sip, lo de recontar el origen sin cambiarlo y sentar las bases para todo un microuniverso de lugares y personajes en sólo seis números es una lección magistral para todos aquellos escritorzuelos descomprimidos que pululan por el panorama de hoy en día...

Saludos!

Goku_Junior dijo...

¿planeta ha editado estos comics? ¿o está esperando a algun salon del comic?

Joder, espero que si lo edita no sea en absolute (los odio a muerte).

Nacho dijo...

Goku, éstos tebeyos y los siguientes del inicio de la etapa Byrneniense en el Supesman conforman el coleccionable que sacaron hace un tiempecillo.

De nadas.

Saludos!

Jose dijo...

Buenas a todos. Vayamos por partes:

- Mario, la de Next Men caerá, y mucho se tienen que torcer las cosas pa que no le caiga otro 10...

- Nacho, toda la razón con la historia de Lex, pero que mal cuerpo dejaba, con esa camarera comiendose la cabeza ya pa to la vida...

- Goku, contestado quedas por Nacho, y creo que ese coleccionable de planeta se puede encontrar sin problemas en librerías especializadas...

Saludos!!!

sebelo2 dijo...

Pues coincido más o menos con la apreciación general de que, en cuanto a Superman, estos seis primeros números son de lo mejorcito que se ha hecho sobre el personaje. Ahora bien, yo tengo en casa hasya el tomo seis de la colección, y llega un momento en el que a Byrne se le va la olla.
Saludetes,
Sergio
P.D: ummmm, ¿con que Next Men, eh?.....ummmmm